TRIBUNA LIBRE

Fernando Jáuregui

Escritor y periodista. Analista político


Cuando España se convierte en un mero eslógan

Desconfío, desconfíe, de quien todo lo carga a la cuenta de la imagen. NO se fíe demasiado de esos que piensan, y dicen, que, más importante que ser algo es parecerlo. Vivimos en un país de eslóganes políticos triunfalistas que animan a creer en una nación en progreso, pero luego el humo se disipa y resulta que la montaña de la grandeur a bombo y platillo parió un ratón. Así, vamos del flamante 'España suma' recién horneado por el Partido Popular hasta el ya veterano 'Siempre hacia adelante', que acompañó al PSOE en la última campaña electoral, pasando por el controvertido 'Más País' que se atribuía --no sé ya si con todo fundamento-- a los planes de futuro de Iñigo Errejón, la principal pesadilla de 'Sí, Podemos'. O aún transitamos por el 'Vamos, ciudadanos' con el que la formación naranja de Rivera nos animaba a apoyarles en las urnas. Y ¿qué resulta de tan vibrantes llamadas dialécticas, de tan flamígeras convocatorias? Temo que no mucho, al menos hasta el momento. Lo de 'España suma' aún concitaba entusiasmos en la concentración del PP para apoyar este lunes la toma de posesión de Isabel Díaz Ayuso como presidenta de la Comunidad de Madrid. La idea, una ampliación del 'Navarra suma' que ganó las elecciones, pero no el poder, en la Comunidad Foral, consiste en proponer una coalición, desde ya y a escala nacional, de PP y Ciudadanos, que concurrirían juntos en muchas circunscripciones y en las listas para el Senado. Un proyecto que limitaría las expectativas electorales de Vox (eslógan: 'Por España, Hacer España grande otra vez') en virtud de la endiablada aritmética impuesta por la normativa electoral, pero que tiene un inconveniente de partida: a Ciudadanos no le gusta nada la idea, sobre todo porque ha sido lanzada por el PP, precisamente el partido con el que los 'naranjas' quieren disputarse al menos el liderazgo de la oposición, ya que de momento llegar al Gobierno se ve un poco lejos. Lo de Errejón, en el otro lado, es algo más complicado. Parece que la 'marca Más País', que amplía el lema de 'Más Madrid' con el que el ex dirigente de Podemos concurrió a las elecciones municipales, ha sido registrada por un oscuro ex candidato podemita por Albacete, que habría madrugado otros planes, si es que el vacilante Errejón alberga en su mente algo semejante a lanzarse a la lid nacional en caso de que haya nuevas elecciones generales. Vana pretensión, a mi juicio, esta competición por un eslógan: Obama no ganó la presidencia de Estados Unidos por haber puesto en circulación su famoso 'Yes, we can', sino precisamente por ser un candidato nuevo, inesperado no muchos meses antes, con ideas frescas y capaz de suscitar atención y pasiones. Y ya me dirá usted dónde está hoy nuestro Obama. No sé, no sé si, como piensan los Redondo de este mundo --y ahora el mundo este que nos rodea es de los Redondo--, son la corbata o la falta de ella, los gestos o el hieratismo, los micros o la huida de ellos, lo que potencia a un candidato sobre otro. O la temeridad --llámele valor, si quiere-- de un líder sobre la falta de iniciativas de otro. Las ideas y los proyectos grandes son, deberían ser, los ejes que mueven el mundo político, no el ser el centro de los comentarios por dar los volatines mejor que el resto de la concurrencia. O por, pongamos otro ejemplo, haberse dejado barba este verano. Que es la única novedad que hemos apreciado en la reaparición este lunes de Pablo Casado, no sé si para distanciarse físicamente de su parecido con Albert Rivera o simplemente porque, en vacaciones, es más cómodo no afeitarse. Confío sinceramente en que las novedades que han de anunciarse en los próximos días por nuestros dirigentes, ahora que el plazo fatal se acerca --un mes y dos días quedan--, sean más sustanciosas que lo que les ocurra a las barbas de tu vecino, ya sea que crezcan o que las pelen. España no se define en un eslógan. Ni en cuatro: es mucho país el nuestro como para encerrarlo en juegos malabares de meras palabras bonitas y brillantes.


Las más vistas

Opinión

Rosas sin espinas

En el caso de Norma, la Diputación de Soria, en concreto el entonces presidente, Antonio Pardo, se lanzó como salvador de la comarca para evitar el cierre. Una operación que jamás he entendido