CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


Españoles en Cataluña

La presidenta de la Asamblea Nacional Catalana demostró su verdadero ser cuando trasladó a su compañero de mesa el malestar que le había producido la pregunta formulada por una periodista de Antena 3, que no se conformaba con su respuesta e insistía en el tema que le había planteado. La presidenta, sin darse cuenta de que el micro estaba abierto, comentó el asunto: “Qué desagradable, que morena la española esta”. Española, no se le ocurría peor insulto.

Tarrasa es noticia estos días porque una niña de un colegio público ha sido presuntamente agredida por una profesora porque tuvo la osadía de dibujar en el cuaderno de fin de curso una bandera española y un Viva España que provocó ira en la dicente, que según varias alumnas ya había tenido sus más y sus menos con la alumna por su empecinamiento en alardear de su españolidad.

La nueva portavoz de la Generalitat de Torra, Maritxell Budó, recriminó a una periodista que se dirigía a ella en rueda de prensa en castellano, advirtiéndole que la norma era hacerlo en catalán. Cuando replicó la periodista que no existía tal norma, y que en esa sala de prensa se preguntaba indistintamente en castellano y en catalán, Budó insistió en que allí se hablara en catalán. Una semana después, ante la polémica causada, pidió disculpas por “el tono” que había utilizado con la periodista, pero insistió en que ella defendía la inmersión lingüística.

La CUP ha puesto en marcha una campaña de boicot a las empresas no independentistas, así como a los productos que comercializan. Bajo el epígrafe “manual de estrategia”, ha distribuido a sus simpatizantes una lista negra en la que figuran grandes, medianas y pequeñas empresas, promoviendo que en el sector empresarial vayan pensando en sumarse al independentismo, so pena de que si no lo hacen pueden sufrir una bajada importante de sus ingresos o incluso ir a la quiebra. Entre los incluidos en esa lista negra se encuentran los grandes bancos y compañías energéticas.

Todo esto ocurre en Cataluña … y no pasa nada. No se sanciona a nadie, no se toman medidas para paliar los excesos de una parte de la sociedad que discrimina, acorrala, amenaza , insulta, agrede y chantajea a quienes se sienten españoles. Todo esto ocurre en una Cataluña en la que los independentistas pisan cada vez con más fuerza no solo porque sus autoridades defienden la escisión de España sino porque las autoridades españolas no toman medidas con las que paliar el mal trato que sufren aquellos que no hacen seguidismo de Puigdemont y Torra.

Pedro Sánchez anda dando vueltas a la idea de superar la sesión de investidura con la ayuda de los independentistas ¿Es que el presidente no lee los periódicos, nadie le cuenta qué ocurre con los catalanes que se sienten españoles? ¿Es de recibo gobernar España gracias al soporte de los que agreden a los que tienen corazón español?