SIN RED

Loli Escribano

Periodista


Algo maravilloso va a ocurrir

Llevo unos cuantos días encontrándome bajo el limpiaparabrisas de mi coche esos papelitos que dejan videntes y tarotistas. Esas copias en blanco y negro que te prometen trabajos sin fallos, garantía y confianza. Pero sobre todo te ofrecen ayuda para librarte del mal de ojo, devolverte de inmediato el amor perdido, resolver problemas judiciales o protección contra todos los miedos. El último lo quité ayer mismo de la luna del coche y te garantiza resolver cualquier problema en 72 horas. ¡Qué maravilla! ¿Quién no está dispuesto a resolver sus grandes problemas en tres días? Cuando me encuentro con estos panfletillos lo primero que se me ocurre es pensar que si esta propaganda prolifera es porque hay mercado. Vamos, la ley de la oferta y la demanda de toda la vida. Las inseguridades, los miedos, las culpas nos envuelven. Esto somos los seres humanos con nuestras miserias y nuestras riquezas. El miedo es lo que se siente cuando temes que algo que te asusta mucho te  puede volver a pasar. Cuando pierdes a un ser querido y sabes que nadie te lo devuelve, ni en 72 horas ni en 72 vidas. Otras veces lo padecemos cuando las personas en las que confías te traicionan. Hay tantos miedos como personas. Y cuando nos movemos entre esos miedos tenebrosos, todo vale con tal de escapar de ellos. Nos agarramos a un clavo ardiendo o al panfletillo que nos dejan en el coche. Aunque en el fondo, todos sabemos cómo se superan los miedos, sin necesidad de videntes ni tarotistas. Se superan enfrentándolos. Si nos da miedo volar en avión, un vuelo nos lo quitará, porque comprobaremos que no ocurre nada. 
Cuando me encuentro estos papelitos en el coche, mi imaginación se dispara. Sin miedos. Pienso en lo útiles que serían esos trabajillos a 72 horas en momentos de crisis institucionales como la que subyace entre los pocos metros que separan al Ayuntamiento de Soria de la Diputación Provincial. O en crisis internas como las que se viven en algunos partidos en los que sus militantes llevan años sin entenderse y sin querer entenderse ni dentro ni fuera de las sedes. Enfrentamientos que incluso propician que algunos se den de baja, se marchen, se integren en otras siglas y se paseen sin olvidar ni perdonar. O pienso en las soluciones para la despoblación. En 72 horas, la provincia rebosante de familias y 5G en cada centímetro cuadrado del territorio soriano. Y podríamos comprobar que algo maravilloso va a ocurrir en 72 horas como la apertura del Banco de España, del Centro de Referencia Estatal, de la nueva prisión, de la comisaría, del nuevo parque de bomberos, de la Autovía del Duero, la modernización del ferrocarril y la inauguración de la depuradora.