APUNTES

Pedro Calvo Hernando

Escritor y periodista


El mejor momento de Podemos

El panorama ha cambiado radicalmente para Podemos a partir de su entrada en el Gobierno de coalición con el PSOE. Eso le lleva a Pablo Iglesias a convocar para marzo el tercer congreso estatal de la formación liderada por él. Su principal anuncio es que él mismo se presenta a la reelección como presidente de ese partido a la izquierda del PSOE que nació hace seis años, tras el 15-M, el movimiento que supuso un cambio muy importante en la evolución política de España. En tan pocos años, son muy importantes los cambios experimentados en la situación y las aspiraciones políticas dentro de nuestro país y ahora es cuando esa nueva situación entra en fase de protagonismo de forma más concreta.

La izquierda entraba en proceso de reestructuración, después, sobre todo, de la práctica desaparición del Partido Comunista, que tan importante papel jugó al comienzo del proceso democrático y durante la Transición y espacio posterior. Pero, naturalmente, todo ha cambiado de forma sustancial desde los tiempos de Santiago Carrillo. Hasta el punto de que es escaso el parecido de la izquierda de entonces a lo que va siendo ahora. Por eso resultan muy poco convincentes las comparaciones y las pretendidas similitudes. Por lo demás, eso no es nada nuevo y responde a una tendencia generalizada en todo el mundo, quizá especialmente en Europa, como vemos constantemente.

A este congreso que ahora se convoca se le está llamando Vistalegre 3 de forma un tanto impropia, porque no se celebrará en ese lugar, al contrario que en las anteriores ocasiones. Se ha subrayado, como hace "El País", que esta asamblea llega en el mejor momento para Podemos y su líder. Pablo Iglesias acude sin problemas internos a la convocatoria, a pesar de que el partido perdió la mitad de diputados que en principio tenía. Y es que no hay nada más favorable en política que comparecer desde el poder, como es su caso, al tener todavía caliente una vicepresidencia del Gobierno de la nación. Iglesias ha sabido situarse muy bien en el contexto del poder nuevo, y eso le favorece sin la menor duda.

Todo el mundo es testigo del cambio experimentado por Pablo Iglesias, cambio acelerado a partir de las elecciones generales del 10 de noviembre. Pero todo el mundo ve también el cambio de Pedro Sánchez, que en principio no era nada proclive a facilitar protagonismos políticos a Podemos. Ambos han sido capaces de cambiar el diapasón y ahora están facilitando la recostrucción de la izquierda más o menos como la gente de izquierdas de este país deseaba y consideraba necesario. Ello va a conducir a una transformación sustancial del panorama no ya de la izquierda sino de la política en general de este país. No será mucho el tiempo que habrá de pasar para que veamos los cambios.

Y paralelamente veremos cómo las derechas se verán obligadas a cambiar a su vez de táctica y de estrategia si de verdad quieren aspirar a protagonizar una recuperación del poder sin que tengan que pasar demasiados años. O si quieren al menos dejar de hacer el ridículocon ese comportamiento plagado de insensateces y de películas de ciencia ficción. Y lo digo muy en serio, pues yo lo que deseo de verdad es que tanto la derecha como la izquierda sepan cumplir cada una con su papel político e ideológico, respetándose y sirviendo de verdad a los intereses de la nación...



Las más vistas

Carta del Director

¿Dónde estabas entonces?

El desafío contra el coronavirus nos ha puesto en el mismo ejército, en el mismo lado de la trinchera, cada cual con las armas que tiene a mano. En tiempo de pomposos discursos políticos es el momento de dar protagonismo a los héroes anónimos