SIN RED

Loli Escribano

Periodista


Para todos

27/03/2020

Me viene a la cabeza aquella fantástica campaña de Coca-Cola. Bueno, todas las que hace son fantásticas. «Para todos». Desde mi confinamiento escribo para los ancianos, para los niños. Para los optimistas y los pesimistas. Para los que viven solos y los que viven juntos. Para los que trabajan y teletrabajan. Para los serios y los risueños. Para los que usan mascarillas y los que usan guantes.  Para los de los supermercados. Para los de las tiendas de barrio. Para los golosos y los salados. Para los sanjuaneros y las sanjuaneras. Para los del Soto Playa y los de San Prudencio. Para los deportistas y para los sedentarios. Para los del pantano y los de Santa Inés. Para los que leen y los que escriben. Para los de los balcones y los de las ventanas. Para los que aplauden. Para los sanitarios y los contagiados. Para los soñadores y para los desvelados. Para ellos. Para ellas. Para los que lloran y para los que ríen. Para los unos y la otras y las unas y los otros. Para los sorianos y las sorianas. Para los que madrugan y los que trasnochan. Para los que cantan y para los que desafinan. Para los aprensivos. Para los valientes. Para los desmemoriados. Para los policías. Los locales y los nacionales. Para la Guardia Civil. Para los bomberos. Para los atrevidos. Para los miedosos. Para los que van y para los que vienen. Para los que tienen agorafobia y los que tienen claustrofobia. Para los hipocondríacos. Para los que suman y para los que restan. Para los que cocinan y para los comensales. Para los periodistas y para las periodistas. Para los que desean y los deseados. Para Fernando Simón. Para los que escuchan a Fernando Simón. Para los que ‘wasapean’ y los que no tienen ‘was’. 
Para los hombres. Para las mujeres. Para los que se fueron y los que nunca se irán. Para los que me conocen y los que nunca me conocerán. Para los que se aburren. Para los que se divierten.  Para los de las ciudades y para los de los pueblos. Para los que nos animan y los que nos aburren. Para los duendes y las hadas. Para los que hacen torrijas y para los que se las comen. Para los que curan y para los que se curan. Para los olvidados y para los recordados. Para los que juegan a las cartas y los que juegan al parchís. Para los humoristas. Para los músicos. Para el Dúo Dinámico. Para los que resisten y para los frágiles. Para mi familia. Para mis amigos. Para mis lectores y oyentes. Para los que tienen Facebook y los que tienen Instagram. Para los empresarios y para los empleados. Para los jubilados.  Para los voluntarios. Para los intuitivos y los racionales. Para los que saludan con el codo y los que estornudan en el brazo. Para los que temen al coronavirus. Para los que no le temen. Desde mi confinamiento. Para ti. Para nosotros. Para todos. 



Las más vistas

Opinión

La herencia del coronavirus

Enseguida nos ilusionamos pensando que nuestros pueblos sorianos tan vacíos se llenarían de nuevos pobladores buscando una vida mejor. He tanteado a sorianos que viven en grandes ciudades. No muestran ninguna intención de volver a sus pueblos

Opinión

Buenos 'pro-pósitos'

Hay que tener cuidado al diseñar estas políticas de ayudas: que no se sobrepongan a otras que ya están publicando las Junta de Castilla y León o el Gobierno o la Diputación Provincial