TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Rebajas

26/03/2020

El profesor de Económicas (asignatura, no carrera) trataba de explicarnos a zotes de letras, algunos mixtas, casi todos puras, qué era eso de las 'dos velocidades', las distintas normas del mercado y conceptos macroeconómicos que escapaban ya no sólo a nuestro entendimiento, sino también a nuestra imaginación: «Pensad en el 'homeless' que os pide limosna, en vuestro amigo que curra en un taller, en vuestros padres, en el tío rico, en el amigo de un amigo que tiene una gran empresa e incluso en la persona más adinerada que conozcáis… pues todo eso (haciendo una primera «o» muy larga en la palabra «todo») es la segunda velocidad. Imaginad el poder y el patrimonio de los tres o cuatro que constituyen la primera».

A estas alturas de la vida ni soy economista, ni político, ni liberal, ni socialista ni jamás me posicioné en la polémica ColaCao vs. Nesquik sino todo lo contrario, pero me da que nadie está asesorando muy bien a determinados grupos de elite futbolística cuando se niegan abierta y rotundamente a recortarse los salarios ni asumir 'ERTEs' medianamente razonables mientras publican en Instagram fotos en sus piscinas privadas, jardines de hectárea y gimnasios caseros con 'maquinolas' de lujo. Supongo que son tiempos en los que anteponemos el sufrimiento humano al monetario, claro («Morirse es peor que arruinarse», diría el psicópata como ejemplo), pero si siempre hemos mantenido lo de «cobran tanto porque lo generan», necesitan bajar al terreno de los mortales ahora que no están generando nada. Y ese terreno es el de aceptar una rebaja proporcional, pagar religiosamente los mismos impuestos e incluso tirar de donaciones y filantropía (¡Les sigue sobrando!) por solidaridad y no para salir en la foto. La sociedad acepta lo de las dos velocidades, pero no que se ejecuten en direcciones opuestas…



Las más vistas

Opinión

Gente de blanco

En el corto espacio de tiempo que pasamos en los boxes de urgencias nos hacemos familia de los sanitarios y les contamos nuestra vida