El Día de Soria
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

12 de agosto de 2020
#

Los lectores opinan

Completa el formulario y haznos llegar tu carta, comentario o artículo de opinión para que aparezca publicado en la edición digital y/o en la edición impresa de El Día de Soria.


#

SENTIR LA COMUNIDAD, SENTIR EL PUEBLO

SENTIR LA COMUNIDAD, SENTIR EL PUEBLO

Acabamos de celebrar el histórico aniversario de la híbrida comunidad de Castilla y León. Señalado fatídico día en el que las huestes comuneras quedaron en la cuneta de la idealizada persecución de lograr un territorio sin opresión al pueblo por parte de la monarquía, dicho en palabras llanas. Cuando el cambio nos dio la oportunidad de manifestar nuestra convicción nos volcamos en tropel a conmemorar y reivindicar lo que el designio se nos llevó. Nos hallábamos en caliente y perecíamos decididos a comernos el entrecot territorial con el ansia profunda de dar realce a lo que tanto tiempo tuvo que soportar el pueblo castellano y leonés. Han pasado cuatro décadas y las calenturientas intenciones se han diluido en los vientos gélidos que soplan por doquier. Nada es lo que parecía ser. De repente sopló el regañón y se llevó los conatos de colocar a esta tierra en el lugar histórico que le correspondía. Paradójicamente fue por culpa de la historia por lo que la regionalidad se hizo trizas. En los insomnios de las noches empezamos a darnos cuenta de que las churras y las merinas no compatibilizaban para nada y cada cual empezó a tirar por el redil afín. Así se ha ido deshaciendo el nudo de la decisión para hacer madejas de proximidad y dar por obvio que las extremaduras de la vieja Castilla se parecen tanto como el torrezno de Soria al botillo berciano. Y a partir de aquí le fueron saliendo tantos sarpullidos que el apoyo al día de los Comuneros no dignifica la identidad afectiva regional por ninguno de sus costados. En el árbol genealógico de su demarcación territorial faltan apellidos provinciales y sobran otros incluidos por decreto institucional. Hasta tal extremo que más parece una Tabarnia a lo casellano-leonesa que una conjunción de intereses comunes, comuneros.
En cualquier caso falta una profunda concienciación del contexto histórico y cultural a medida que mengua el existencialismo popular. No somos conscientes del tremendo daño que le estamos infligiendo a la retórica Comunidad o región como a la raigambre de nuestros pueblos, cada vez más perdidos en el oremus de la identidad. Tanto que las raíces de pertenencia son hoy una sensación efímera de la realidad imperante. Por mucha chulería que mostremos no podemos sentirnos orgullosos de poder decir que somos de o pertenecemos a, y que por encima de todas las cosas adoremos a nuestros pueblos como si fuera el útero de la madre que nos ha parido. No es verdad, ha llegado el momento de decir alto y claro que menospreciamos nuestro origen, que no hay tal apego de pertenencia, excepto para aquellos fieles que siguen arraigados al terruño salvaguardando todos los contratiempos habidos y por haber. No es lo mismo vivir que visitar, no es lo mismo darse un garbeo para nuestras conveniencias que soportar las diarias soledades, no es lo mismo estar por el pueblo que estar para el pueblo. Sin monsergas, no. Los intereses son tan contrastados como lo son los que expresamos unos y otros en la celebración del día de la Comunidad. Tanto que algunos lo manifiestan con su presencia en los actos conmemorativos y otros en el bar, de merienda o haciendo trabajillos que no tenemos ocasión durante el resto de la semana. Hemos cambiado tanto el chip ideológico para adaptarlo a las circunstancias que mejor nos van que nos quedamos sin escrúpulos a la hora de manifestar nuestras decisiones. ¿Quién nos iba a decir, por ejemplo, que pagamos de las arcas del Estado a unos sindicatos para defensa de los trabajadores y les da por compincharse con los separatistas? Próximo queda el uno de mayo para manifestarse de manera parecida a lo que hacemos con el pueblo o con el día de la Comunidad. Darles un poco la espalda.

@Leopoldo Torre

Leopoldo Torre | 23/04/2018
> Haz tu comentario
Haz click en el recuadro
Apodo Correo electrónico* Web
Acepto el aviso legal
  • Los comentarios reflejan las opiniones de los lectores, no de El Día de Soria.
  • No se aceptarán comentarios que puedan ser considerados difamatorios, injuriantes o contrarios a las leyes españolas
  • No se aceptarán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo o que puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría por su nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
  • Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales a otros participantes.
  • El Día de Soria se reserva el derecho a eliminar cualquier comentario considerado fuera de tema.
#
Envíanos tu colaboración

Queremos que nos cuentes tu experiencia. Envíanosla y la publicaremos cuanto antes.

Sumando Comunicacion
El Día de Soria se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD