Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

100 millones para "tapar agujeros" y un tatami nuevo

SPC
-
100 millones para "tapar agujeros" y un tatami nuevo

La gran mayoría del Gordo caído en Salamanca pertenece al dueño y los 50 alumnos y familiares de una escuela de judo

Cien millones de euros para “tapar agujeros y alguna cosa más”. Desde para dotar de un nuevo tatami de competición a la Escuela de Judo Seiza de Salamanca, el lugar donde esta mañana el Gordo de la Lotería de Navidad dejó la mayor parte del premio relativo a las 25 series que repartió la administración de lotería número 19 de la capital salmantina.

El dueño y ‘sensei’ de la escuela, Francisco Valle, se mostraba “muy contento” cerca de las 11.00 de la mañana, cuando comenzaban a congregarse a la puerta de la escuela algunos de los 50 niños que pertenecen a la misma y sus familiares, emocionados y celebrando con champán el premio recibido gracias al 26.590.

“Llevamos jugando cinco años con el mismo número, ya que el otro que jugábamos antes no lo pudimos coger entonces, y ya nos hemos abonado a este”, comentaba a la prensa el director de la escuela, quien reveló que el madrugador Gordo de este año le pilló “en la cama”. “Me llamó mi amigo Andrés para que pusiese la tele y al principio pensaba que era broma, pero luego el móvil no ha parado de sonar y he visto que era cierto”, relató.

“Hemos repartido mucho dinero porque casi todos los décimos del número los teníamos nosotros”, continuó Francisco Valle, quien comentó que, de hecho, pidieron “más” a Fernando, marido de la encargada de la administración número 19 de Salamanca, ubicada en el Centro Comercial Carrefour, pero les dijeron que “ya no quedaba”.

No obstante, el ‘sensei’ de la Escuela de Judo Seiza mostró su satisfacción porque el premio “se haya quedado aquí en Salamanca, sobre todo entre los alumnos y familiares” de la escuela. Un lugar en el que, además, “hacia falta”, dado que se encontraban buscando patrocinador “para cambiar el tatami y poner uno de competición”, además de para financiar “toda la próxima temporada”, por lo que consideró el premio “una ayuda fenomenal”.

En cualquier caso, Francisco Valle, que además ha sido agraciado con un décimo y varias participaciones del premio Gordo de este año, no dejará de trabajar: “Disfruto de lo que hago, y estoy muy contento por los alumnos y los padres, porque este dinero no te arregla todo pero sí es un premio al esfuerzo y la constancia de formar a los niños a través del deporte”, concluyó.

Premio también para la empresa ‘Porsiete’

De entre las participaciones repartidas desde la Escuela de Judo Seiza, destacan las que juegan los empleados de la sociedad cooperativa de iniciativa social y centro especial de empleo ‘Porsiete’ de Salamanca, cuyos diez trabajadores tuvieron “al menos una papeleta” del premio, tal y como revela Cándido Iglesias, uno de los empleados y agraciados hoy con 100.000 euros.

“Me iba al Pozo de los Humos y me he dado la vuelta para venir a celebrarlo”, comentaba a las puertas de la Escuela de Judo Seiza, ubicada en la calle Filipinas de Salamanca, explicando que el premio le servirá “para tapar agujeros, pero algo quedará” para gastos personales de ocio, dado que “ya era hora de que tocase algún día”.

También agraciado fue el matrimonio formado por David Díez y Mercedes Pérez. Tanto el hijo mayor de ambos como el propio Díez acuden regularmente a la escuela de judo y, gracias a ello, hoy pueden celebrar los 400.000 euros del décimo que comparten más una cantidad indeterminada de participaciones que van “para toda la familia”.

En cuanto al destino del premio, y tal y como señalaron la mayoría de los premiados que acudieron a las puertas de la escuela para celebrar el Gordo, va “para tapar agujeros”, aunque entre ellos incluyó Mercedes Pérez “algún móvil, puede que un coche” y la reforma de la vivienda familiar que iban “haciendo poco a poco, pero que con esto vamos a terminar ya”.

Además, como al ‘sensei’ de la escuela, la noticia del premio les pilló “en la cama”. “Oímos que salió el premio acabado en 90 y yo tenía un décimo de Almería que acababa así, pero cuando escuché que había tocado en Salamanca, y miré el décimo, ya no podía hablar”, explicó la parte femenina de esta pareja que celebró también que la Escuela de Judo Seiza va a tener “tatami nuevo”.

100 millones para "tapar agujeros" y un tatami nuevo