Los viejos fantasmas del Numancia aparecen en Anduva (2-1)

S.Recio
-

Los rojillos caen ante el Mirandés y se sitúan a dos puntos del descenso

Los viejos fantasmas del Numancia aparecen en Anduva (2-1)

Como si no hubiesen pasado prácticamente tres meses sin jugar se presentaba de nuevo en la liga el Numancia. Anduva era el escenario y el MIrandés el rival, para un encuentro en el que Luis Carrión confiaba en sus hombres de siempre, a excepción e Bernardo Cruz, que aparecía en defensa para acompañar a Derik Osede, y recuperar de esa forma el doble pivote formado por Escassi y Gus Ledes.

El Numancia iniciaba el encuentro buscando presionar en campo contrario. En los primeros 10 minutos apenas se llegaba a las áreas y el primer aviso de los locales era un disparo lejano de Merquelanz que Dani Barrio atajaba en una buena intervención. Lo intentaban los rojillos con diagonales a la cabeza de Higinio para intentar llegar a la portería del Mirandés. En una de esas acciones se provocaba el primer córner que estaba a punto de convertir en gol el debutante Bernardo Cruz. El balón le caía a los pies tras fallo rival y no lograba rematar en condiciones para abrir el marcador.

Las imprecisiones y pérdidas propias de una larga inactividad eran el mejor recurso de ambos equipos que se veían con pocas armas una vez que se plantaban en tres cuartos de campo. El Numancia tenía en las botas de Curro y en el balón parado su mayor peligro. Cerca de la media hora de juego tenía su segunda ocasión, un centro de falta lateral que de nuevo ganaba Bernardo Cruz, aunque su cabezazo se iba por encima del larguero.

Mal trago el que debía pasar el Numancia justo antes de la pausa para la hidratación, Marcos André chutaba con fuerza desde fuera del área y el balón se colaba por la escuadra izquierda de Dani Barrio a la media hora de juego. No se descomponían los de Luis Carrión en el último cuarto de hora pero les faltaba presencia en ataque. Un par de disparos de Gus Ledes que se marchaban desviados eran lo mejor de los visitantes que seguían con el balón parado como su única bala para hacer daño al MIrandés. Un disparo de Derik al palo, aunque en fuera de juego, era la más clara de los rojillos en la primera parte.

Se llegaba así al descanso con el Numancia por debajo en el marcador y con la obligación de que sus hombres de ataque aumentaran sus intervenciones para intentar dar la vuelta al marcador.

 

Mazazo tempranero. Luis Carrión quería más control y por eso apostaba por Otegui para la segunda parte. El sacrificado era Bernardo Cruz con la vuelta de Escassi al centro de la defensa. Podía ganar balón pero a su vez perdía presencia defensiva. No habían pasado cinco minutos cuando en una rápida transición Dani Barrio cometía penalti tras una larga y complicada revisión en el VAR. Íñigo Vicente caía en el área con un leve contacto con el portero cuando el balón ya revasaba la línea de fondo. Merquelanz hacía el segundo ampliando la diferencia en el marcador.

Carrión necesitaba algo de locura y Álex Sola era el soldado elegido para entrar al terreno de juego en lugar de Moha. El punto de inflexión, sin embargo, llegaba por parte del MIrandés. En una acción completamente innecesaria, Malsa pisaba a Higinio cuando estaba en el suelo y veía la roja directa. El Numancia tenía media hora por delante para sacar algo positivo de Anduva.

Noguera entraba al terreno de juego en el minuto 66 para aumentar la presencia entre líneas y a su vez retiraba a Héctor Hernández. Carrión buscaba llegar al área rival, algo que hasta entonces no había conseguido a pesar de estar los locales con un jugador menos. No lograba el Numancia crear peligro y Marcos André incluso perdonaba el tercero completamente solo ante un conjunto visitante al que se veía sin munición para meterse en el partido.

Adri Castellano y Néstor Albiach ingresaban en el campo a falta de 12 minutos. Luis Carrión acumulaba hombres arriba con defensa de tres y comenzaba un asedio centrado en balones largos, motivo por el que mandaba a Escassi de segundo delantero. El '6' siempre aparece, hasta en los peores momentos, y en el minuto 82 marcaba de cabeza en un centro de Marc Mateu, séptimo tanto del curso del malagueño.

A base de 'balones a la olla' el Numancia conseguía meter el miedo en  el cuerpo a un Mirandés que miraba al crono viendo como todavía quedaban algunos minutos por delante. Los de Luis Carrión se lo creían e Higinio con un disparo lejano provocaba una segunda jugada que apunto estaba de aprovechar Néstor Albiach. Las buenas sensaciones crecían pero el tiempo se acababa.

En el 90` Otegui rozaba el empate con un disparo que se marchaba lamiento el poste izquierdo. Los que miraban entonces a la tablilla de descuento eran los visitantes. Quedaban cinco minutos para conseguir un punto. Álex Sola intentaba rematar la última del Numancia que a pesar de recuperar la fe, se marchaba de vacío de Anduva.

El Numancia reinicia la liga con una derrota que deja a los de Luis Carrión a dos puntos del descenso. No hay tiempo para lamentaciones, el jueves llega el Cádiz a Los Pajaritos.