La batuta soriana que construye un sueño

Nuria Zaragoza
-

El soriano Alejandro Puerta, fundador y director de la Joven Orquesta de Estudiantes de Madrid

La batuta soriana que construye un sueño - Foto: JUAN LAZARO

Dinámico, atrevido, emprendedor, divertido, innovador... y con un toque ‘revolucionario’. Es Alejandro Puerta Cantalapiedra, un joven soriano que con apenas 21 años está transformando la cultura universitaria madrileña. 
Dirige la Joven Orquesta de Estudiantes y Colegios Mayores, la JOECOM, un proyecto que comenzó él mismo en 2013 y que, tres años después, ha crecido de forma admirable, dando vida en estos momentos a una orquesta integrada por 70 músicos. 
El próximo 7 de mayo, Alejandro se subirá al escenario del Palacio de la Audiencia, el mismo que le ha visto crecer y al que ha acudido en decenas de ocasiones, para presentar a sus paisanos el proyecto que ahora él mismo dirige. «Una pasada», «especial», «emoción». Son algunos de los calificativos que utiliza para describir la sensación que tiene: «Has labrado un proyecto fuera de tu casa, un proyecto que es así por lo que he mamado en mi ciudad, gracias a mi familia y a mis profesores; y ahora ver que tienes un proyecto y lo muestra en Soria, que tiene repercusión... es espectacular». 
 
ocho sorianos. No será el único soriano sobre el escenario. La formación cuenta con otros siete jóvenes sorianos que estudian en Madrid y se han sumado al proyecto de Alejandro. «De 70 músicos, ocho somos sorianos,  algo tendremos ¿no?», apunta de forma simpática el director. Mercedes Revuelto y Ana Ortega colaboran de manera fija, y Marta Ruiz, Alejandro Carrascosa, Fran Pérez, Carlota Rumbao y José Ángel Ciria refuerzan en los conciertos. Entre todos han conseguido emocionar al grupo en la primera salida que tendrá la orquesta fuera de su ‘cuna’:«La gente está muy motivada porque es la primera vez que salimos de Madrid   [hasta ahora han hecho seis conciertos, todos en la capital]. Salimos del ámbito familiar, de los colegios mayores», subraya. 
Humilde reconoce que «somos la orquesta que somos y no vamos a sonar como una filarmónica». No obstante, compromete «matices» y asegura que «se disfrutará» porque «el carácter juvenil se transmite». Será un pulso para conocer lo que opina el público pero, también, un regalo para aquellos que lo han visto crecer y de los que nunca se olvida. Agradece el esfuerzo de su «familia y amigos», y «de todos mis profes del Conservatorio, especialmente Oscar, Rubén y Miriam». También del Ayuntamiento de Soria y del concejal de Cultura, Jesús Bárez, por facilitarles llegar a Soria, así como de los patrocinadores que han colaborado, Construcciones Aranga y Plastifilm, entre otros. 
El concierto de Soria será solo un paso más en este proyecto que es fruto de un sueño pero, también, producto del sacrificio, de restar horas a familia, amigos y al ocio, de «no dormir más de cinco horas», de trabajar sin descanso. 
 
el origen de la joecom.  Rememorando los inicios de la formación, Alejandro Puerta explica:«Mi último año de Bachillerato Internacional en el Castilla acabé también piano en el Conservatorio y siempre tenía el dilema de qué hago, porque me gusta la música pero también la Arquitectura, ya que mi padre es aparejador y desde pequeño quería ser arquitecto». Finalmente, «por decisión propia», apostó por la Arquitectura en Madrid, y se instaló en el colegio Loyola. «El primer año fue como de transición, un shock pasar de Soria a Madrid. Lo dediqué a la Arquitectura, pero me di cuenta que estaba dejando la música de lado, ¡con las horas que le había echado en Soria!». El hecho de pensar que podría haber más estudiantes en su misma situación fue la clave para no dar la espalda a sus anhelos y, al año siguiente, creó la JOECOM. 
Los primeros carteles anunciadores consiguieron unir en noviembre de 2013 a siete estudiantes de diferentes colegios mayores. No se rindieron y al curso siguiente ya eran «20-25». El 29 de noviembre de 2014 llegaron los primeros conciertos, de «media horilla», y el proyecto fue cuajando hasta que esta temporada llegó el «boom» y consiguió interesar a «65-70 músicos con un nivel de orquesta sinfónica -el último concierto duró dos horas-». 
El proyecto ha ido creciendo en «un proceso continuo» y «gracias a la gente», «especialmente a Andrés, Elena y Toni», pilares fundamentales de la formación. «Me han dado una oportunidad», agradece Alejandro que, ante la nueva situación, ha dado un paso a mayores y recibe ya clases de dirección de orquesta de la mano de Juan María Esteban del Pozo y de una de las grandes batutas españolas, Miguel Romea. Al mismo tiempo, continua sus estudios de cuarto de Arquitectura y trabaja en un estudio. 
 
orquesta de la excelencia. Tras la consolidación de la formación, la meta ahora es «seguir potenciando, mejorando» musicalmente y, también, en actividad y prestigio de las salas. En mente está una mini gira de cara al verano por difrentes localidades españolas, así como la formación de nuevas agrupaciones dentro de la orquesta, como el coro que ahora integran 12 de sus miembros. 
No es aún suficiente para el joven soriano, que ya se fija la creación de una segunda orquesta más profesional al amparo de la JOECOM. Será la «Orquesta de la Excelencia» para «apostar por esta gente que quiere dar un paso más en la música, ya no sólo como disfrute, sino para dedicarse a ello». 
Además, trabaja ya por extender el modelo JOECOMa otras provincias de España -Pamplona y Zaragoza ya han mostrado su interés- y generar un movimiento estudiantil sumando las sinergias de todos, «crear una gran red cultural liderada por jóvenes con la cultura como principal arma». 

Más fotos:

- Foto:
- Foto: Paula Rodriguez Arencibia