TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Los 126

El pago de los 126 millones de euros por un jugador que todavía no ha empatado con nadie, el riesgo-frivolidad de la inversión, convierte al Atlético de facto en un grande. Y eso es un arma de doble filo para el cholismo, movimiento que vive de la humildad, de no decir si los otros son mejores pero desde luego sí mayores, de justificar un estilo de juego en la enorme diferencia que le separa de los gigantes del fútbol continental. Esos 126 millones por Joao Felix convierten al cuadro colchonero en el sexto equipo que supera la barrera de los 100 después de PSG (222 por Neymar y 145 más unas cuantas variables por Mbappé), Barcelona (135 de Coutinho y 125 por Dembelé), Juventus (117 por Cristiano Ronaldo), Manchester United (108 por Pogba) y Real Madrid (103 por Bale y 100 por Hazard). Por tanto, esos 126 millones ya no le permitirán ni a Simeone ni a Koke ni a Saúl ni a ninguno de los capitanes lanzar el discurso de la pena y el hacemos lo que podemos para acercarnos: cuando pagas 126 millones de euros por un solo futbolista (el doble y más del presupuesto de los recién ascendidos, por ejemplo), ya no te vale ni el «partido a partido» ni encerrarte con 1-0 y que Oblak las pare todas ni las victorias pírricas contra equipos inferiores porque el público se rebelará, consciente de que la postura oficialista pretende ir por un lado muy distinto de la realidad económica y deportiva. Esos 126 millones deberían certificar el final del discurso del Pupas y el primer gran paso al frente de un Atlético que, de la mano de Simeone, ha recuperado prestigio y lugar en España y en el Viejo Continente: el ingreso en el club de los 10 o 12 elegidos (los anteriormente nombrados más City, Bayern, Chelsea, Liverpool y poquitos o nadie más). Un estadio glorioso y 126 millones de razones avalan el abandono de la falsa modestia. ¿Está Simeone preparado para dar el giro de timón?


Las más vistas

Opinión

De capitales y reinos

La cuestión principal es el desequilibrio territorial de Castilla y León, acrecentado por un centralismo que todo lo acapara y deja a las periferias con las migajas