Tecnología de futuro

Carlos Cuesta (SPC)
-

La última generación de telefonía móvil está ya en plena expansión en 16 países, representa una auténtica revolución por su funcionalidad y hará realidad muchos de los avances que hoy parecen ciencia ficción

Tecnología de futuro

Pocas personas tienen un amplio conocimiento a día de hoy de lo que es la tecnología 5G, los cambios y posibilidades que va a permitir cuando esté funcionando a toda potencia. El primer paso en España lo ha dado Vodafone el pasado 15 de junio con la puesta en marcha de esta innovación en telecomunicaciones en las 15 ciudades españolas más importantes.
En lo que sí coinciden las voces más autorizadas es que esta quinta generación de conectividad de telefonía móvil aportará a sus usuarios una mayor velocidad de transferencia de datos y de ancho de banda, que mejora la latencia  (tiempo de respuestas desde que se envía una petición hasta que se recibe el primer bit) al poder pasar de una rapidez de descarga de 150 megas por segundo en la red actual 4G hasta las 20 gigas por segundo.
Se trata de una auténtica revolución en el mundo de las telecomunicaciones que tendrá un impacto de mentalidad más allá de un cambio tecnológico que permitirá pasar de conectar 10.000 dispositivos por kilómetro cuadrado a un millón, lo que supone el germen de lo que se denomina la Internet de las Cosas, es decir, que cualquier dispositivo se conecte a la red e interactúa con otros tomando decisiones inteligentes de forma autónoma.
En el caso de un usuario doméstico, la nueva banda ultra rápida le permitirá que un teléfono móvil se pueda conectar a mayor velocidad que el ordenador de casa, descargar una película en segundos, ver un canal de televisión sin importar el lugar en el que se esté presente, conocer cualquier país o un crucero por dentro antes de comprar las vacaciones gracias a las posibilidades de la realidad virtual.
El ejemplo más repetido es el que posibilita que los electrodomésticos hablen entre sí de forma autónoma, que se conecten cuando el coste energético es más económico, que la calefacción se encienda cuando detecta que la familia vuelve al hogar o que se encienden las luces de casa o que la alarma se desactiva sola,...etc.
En medicina, se podrá llevar a cabo complejas operaciones de cirugía robotizada aunque el cirujano se encuentre a miles de kilómetros de distancia. No se trata de ciencia ficción, la mayoría de las aplicaciones ya se han probado y actualmente se están perfeccionando. De hecho, en Barcelona, durante la feria del Mobile Word Congress de la última edición, se realizó una operación de colon en el hospital Clinic en remoto y con un éxito absoluto.
Las fábricas serán inteligentes con una automatización de sus procesos productivos difíciles de imaginar, como también lo serán las redes de energía, la movilidad de las ciudades con vehículos autónomos que permitirán una conducción más segura que evitará atascos y que contaminará menos.
El siglo XXI será el de la conectividad y el futuro se abre a una tecnología de posibilidades casi infinitas en prácticamente todos los sectores y situaciones de la vida de las personas, facilitando procesos que hasta el momento parecían impensables de conseguir.
Según la Comisión Europea, los beneficios del 5G analizados en los sectores productivos del automóvil, la salud, el transporte y las utilities aumentarán progresivamente hasta alcanzar los 62.000 millones de euros en la eurozona en 2025.
A estas industrias se les irán añadiendo otros sectores que experimentarán grandes ventajas en esta nueva red como la industria, seguridad, defensa, entretenimiento, energía, los servicios financieros, la agricultura,..etc.
Aunque ya empieza a ser una realidad, sin embargo, queda aún tiempo para vencer las limitaciones que existen a día de hoy. La fecha para que este avance se pueda materializar con un rendimiento normalizado será entre 2021 y 2024. Aún falta hacer frente a grandes inversiones en la red y en las frecuencias del despliegue ya que, a diferencia de los postes de telefonía actuales, las estaciones 5G estarán más concentradas a la largo de las ciudades y se multiplicarán según la población a la que den servicio, lo que en cierta forma potenciará negativamente las desigualdades entre los núcleos urbanos y los rurales por la falta de rentabilidad.
En el caso de los fabricantes, Apple, por ejemplo, informa que no dispondrá de móviles hasta dentro de dos años y, según ha anunciado, empezará su comercialización en EEUU y en los países más desarrollados en un proceso que será lento debido a los altos costes que estas compañías deben aún asumir.
España es uno de los países mejor preparados para el 5G de una lista que lideran Finlandia, Suiza, el Reino Unido e Italia, aunque lejos de Japón, China y Corea del Sur.
La empresa que ha dado el primer paso con terminales de Huawei, Ericsson y Nokia en el país es Vodafone, aunque el acceso es aún muy limitado, primero por los costes y, en segundo lugar, por que existen pocos móviles compatibles. El resto de compañías, Telefónica, Orange y MásMóvil lo lanzarán cuando se pueda ofrecer el servicio con un rendimiento masivo.
Entre las desventajas, los más críticos señalan que faltan estudios científicos y médicos sobre los efectos en la salud que supone la mayor potencia de esta nueva red que trabaja con altas frecuencias (53-57Ghz) y que generan una mayor reacción en los campos electromagnéticos en personas sensibles.
 

Pioneros. En este nuevo escenario, ya existen carreras por ver qué empresa y qué sectores lideran el mercado. Así, el Banco Santander será el primero en Europa con esta tecnología gracias al apoyo técnico que le está prestando Telefónica.
El banco de Botín contará con un sistema de videoconferencias en 4K entre dos oficinas, el almacenamiento de datos en la nube de baja latencia y la visita a los espacios coworking de su entidad.
Telefónica también es noticia por haberse adjudicado dos bloques 5G de la frecuencia de 2 y 3,6 GHz en Alemania por un valor de 1.425 millones de euros.
Y como último ejemplo, el festival Cruïlla de Barcelona se convertirá entre el 3 y 6 de julio en el primero europeo en implementar el sistema 5G. Los asistentes podrán experimentar en directo lo que se siente al disfrutar de un concierto desde el escenario, junto a los grupos musicales, mediante una vivencia de realidad virtual inmersiva de 360 grados.