La consolidación de Cristina Ouviña con la selección

S.Recio
-

La jugadora, natural de Borobia, consigue el oro en el Eurobasket de Francia, su tercera medalla con la selección. Este sábado recibirá un homenaje en su municipio

La consolidación de Cristina Ouviña con la selección

En el último cuarto de la final entre España y Francia del Eurobasket, Cristina Ouviña realizaba su última intervención en este campeonato. El partido estaba decidido pero la base de la selección comenzaba con una penetración con asistencia para posteriormente recoger el rebote y anotar en una jugada eléctrica por parte de Ouviña.Esa jugada repleta de intensidad resume perfectamente el papel que ha jugado en este torneo la jugadora con raíces en Borobia. Su gran nivel desde el banquillo ha sido determinante, «he disfrutado mucho de los minutos que he tenido, da igual si eran muchos o pocos», comenta, «estoy más que satisfecha con mi rendimiento».
En esa misma final anotaba nueve puntos, fruto de disfrutar de su papel más relevante en esta selección, «ha sido mi mejor torneo, el más regular. Me he sentido importante y eso es muy complicado en un grupo como este». La clave ha estado en «asumir un rol que es difícil para muchas jugadoras». Aquí «cada una de nosotras somos importantes en nuestro club y  hay compañeras que están por encima en galones y en responsabilidad. Esto lo he asumido y me he adaptado a ello». Ahora ya luce con orgullo su tercera medalla, la segunda de oro en un Eurobasket en el que España ha arrasado, confirmando al conjunto nacional como uno de los mejores equipos de la historia.
Generación única. Cristina Ouviña llega dos campeonatos consecutivos vistiendo la camiseta de la selección, pero para llegar a este momento ha tenido que trabajar muy duro, de hecho su última participación hasta estas dos fue en 2013, «soy consciente de lo difícil que estar dentro de este grupo cada año, yo siempre intento dar el máximo posible, lo hago siempre, pero cada temporada es distinta, por eso hay que disfrutar de cada oportunidad con España».
Tras conseguir medalla en un Mundial, ahora el sueño está claro, «participar en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020». Hasta que llegue ese momento puede presumir de pertenecer a una generación que siempre se recordará, «somos historia y eso cuesta mucho, sobre todo a estos niveles. Creo que no somos conscientes todavía de lo que esto significa e imagino que con el paso de los años valoraremos esta gesta como se merece».
Por el momento Borobia quiere adelantarse y su alcalde ya ha anunciado un homenaje a la jugadora, «cualquier acto de mi pueblo me parece maravilloso, si además es por mí el orgullo es mayor. Siempre presumo de mi pueblo y siempre gritaré a los cuatro vientos que es el mejor de España». Ahora lo hará en un nuevo equipo y país.
Nueva etapa. Cristina Ouviña deja este año la liga francesa para recalar en el ZVVZ USK de Praga, «la decisión se basa en que es un equipo top, el año pasado quedó tercero en Euroliga y sus aspiraciones son muy altas en todas las competiciones». Este cambio también tiene algo de personal, «quería vivir en una ciudad más grande donde poder disfrutar de la vida más allá del deporte y el baloncesto».
Jugar en España, «cada vez lo valoro más», pero por el momento aspirará a todo en una nueva aventura europea. Deberá tomarse un respiro cuando tenga que venir a Borobia, donde presumen de su campeona de Europa.