scorecardresearch

CyL afronta el reto de multiplicar por ocho la energía solar

P. Velasco
-

La potencia total instalada el año pasado ascendía a 829 megavatios, una cifra que puede aumentar hasta los 7.000 con el desarrollo de una treintena de grandes parques fotovoltaicos

Parque fotovoltáico en la Comunidad.

El ‘boom’ de la energía solar ya es una realidad en Castilla y León que multiplicará por ocho la generación fotovoltaica en los próximos años con la apertura de una treintena de nuevos parques, la mayor parte de ellos de grandes dimensiones. El objetivo marcado al inicio de la legislatura desde la Consejería de Economía y Hacienda era alcanzar a finales de 2023 una potencia de 2.500 megavatios (MW). En el año 2020, según los datos facilitados por fuentes del Gobierno regional, esta cifra ascendía a más de 829 MW en toda la Comunidad, distribuida en su mayor parte entre las provincias de Salamanca y Valladolid. Con la apertura de los nuevos parques que ya se encuentran en el trámite de información pública previo a su autorización administrativa, la fotovoltaica en la Comunidad se acercará a los 7.000 MW.

Un enorme crecimiento que confirman desde la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier), que advierte de la creación de «macroparques» que se están autorizando desde el Ministerio de Transición Ecológica, ya que la tramitación de una instalación fotovoltaica solo corresponde a la Comunidad hasta los 50 megavatios de potencia.

El desembarco de estos grandes parques solares no es único en nuestra Comunidad, ya que la energía fotovoltaica está desarrollándose a gran velocidad en toda España tras la moratoria de las renovables hasta el año 2018. Desde colectivos como Anpier ya se ha pedido a las administraciones tanto locales como autonómicas que articulen con carácter de urgencia las medidas necesarias para limitar la dimensión de los nuevos proyectos fotovoltaicos y ordenar la distribución territorial de los mismos «para avanzar en la necesaria implantación de generación fotovoltaica de una manera más equilibrada». También las organizaciones profesionales agrarias han advertido sobre la proliferación de estos macroparques que se ubican en espacios dedicados tradicionalmente a cultivos o aprovechamiento de pastos ganaderos.

Si se analizan los datos sobre la evolución de este sector en los últimos siete años en la Comunidad, el número de instalaciones se ha mantenido estable entre 2014 y 2018, año en el que se impulsa el desarrollo de esta energía, al igual que la potencia instalada. Sin embargo, durante esa anualidad se registra un salto pasando de 5.472 instalaciones en Castilla y León a las 5.501, mientras que la potencia se «dispara» de los 491.329 MW en 2018 a los 792.134.

Los últimos datos facilitados por la Consejería de Economía y Hacienda reflejan que el año pasado la potencia instalada volvió a crecer, aunque apenas 40 MW. Sin embargo, este año y los próximos se puede producir un enorme cambio con el desarrollo de la treintena de macroparques solares de la mano de grandes empresas como Iberdrola o Solaria Energía, entre otras.