La industria cárnica, preocupada por la alerta sanitaria

Fernando Orte
-

Fábricas de torrezno o embutidos hacen un llamamiento a la tranquilidad porque las medidas y controles sanitarios implantados son muy estrictos, y aunque son derivados del cerdo, los productos que elaboran poco tienen que ver con la carne mechada

La industria cárnica de Soria muestra su preocupación por la alerta sanitaria por listeriosis lanzada a nivel nacional, que ya se ha cobrado la vida de una anciana en Sevilla y de la que ya hay más de un centenar de afectados. Fábricas como la de Embutidos Moreno Saez, empresa familiar en funcionamiento desde 1963, hacen un llamamiento a la tranquilidad porque las medidas y controles sanitarios implantados son muy estrictos, y aunque son derivados del cerdo, los productos que elaboran poco tienen que ver con la carne mechada.

El adjunto a la dirección, Samuel Moreno, ha explicado a La 8 Soria que los primeros controles sanitarios son los que realiza la Junta de Castilla y León a través de veterinarios. "Luego hay muchos clientes que nos reclaman tener ciertas normas de calidad, con estándares muy altos de seguridad alimentaria", ha añadido. En el caso de esta empresa tienen implantada una norma de calidad inglesa, la BRC, "la más estricta en estándares de calidad". "Pasamos una auditoria anual y cumplir unas exigencias para mantenerla", ha dicho.

Entre otras medidas, todos los lotes de producción pasan analíticas físico-químicas y sensoriales. Además, la planta tiene que mantener unos estándares de limpieza y temperatura. "Para el tema de la listeriosis, nuestros productos son menos problemáticos, como el torrezno, al no ser una carne procesada y llevar un horneado previo no tiene ningún problema", ha resaltado.

La industria cárnica, preocupada por la alerta sanitaria
La industria cárnica, preocupada por la alerta sanitaria - Foto:

Ésta es una de las ocho empresas en Soria que elaboran torrezno bajo la marca de garantía. Confían que la alerta sanitaria no tenga consecuencias en su facturación, que se ha triplicado respecto al año 2015, cuando comenzaron a comercializar el torrezno de Soria. "Una alerta nunca es beneficiosa para el sector, pero el consumidor debe entender que es un caso muy puntual y que hay muchos tipos de productos del cerdo", ha concluido.