scorecardresearch

Abuelos del bosque en Covaleda

Ana Pilar Latorre
-

Son árboles mayores a la par que espectaculares, que pueden conocerse recorriendo una senda y cuyos anillos reflejan datos relevantes sobre el clima y la historia de la comarca

Abuelos del bosque en Covaleda

Entre las muchas rutas que se pueden hacer en los Picos de Urbión, sorprende la Senda de los Abuelos, denominada así porque lleva a los caminantes hasta los árboles que llevan más tiempo en el monte y que rondan los 450 años. Isabel Sanz y Vidal Herrero, del ayuntamiento de Covaleda, acompañan a El Día de Soria en esta "cómoda" ruta circular de dos kilómetros de distancia, «un paseo corto al pie de la carretera». Eso sí, antes de realizarla, es conveniente preguntar a los técnicos municipales por la meteorología, ya que en invierno hay que tener en cuenta si hay nieve y si las temperaturas son muy bajas. Además, debe hacerse solo por la mañana, ya que en esta época por las tardes enseguida oscurece.

Desde que salimos de Covaleda, Vidal advierte que la pardera (niebla en la montaña), lo que indica que «hará bastante frío arriba».

El sendero fue señalizado por la junta rectora del Parque Natural de la Laguna Negra y los Circos Glaciares de Urbión, pero hay muchos más senderos que ofrece Covaleda (PR, GR y senderos locales, destacando la de Desafío Urbión), y también rutas BTT, con la intención de que «los visitantes se queden durante más tiempo y recorran distintos espacios naturales de la zona». Ahora hay mucho movimiento con la micología, sobre todo los fines de semana. En Covaleda, apunta Isabel, por lo que más se interesan los turistas son las Cascadas, el Pico de Urbión, el Mirador de la Laguna Negra y la Cueva del Tío Melitón.

Saliendo del polígono industrial ascendemos en coche hacia los Picos de Urbión por carretera y después por camino, pasando junto a los refugios de Beceros y Bocalprado (en los que se puede pernoctar), hasta la zona de Tejeros. «Además de pinos, aquí hay hayedos espectaculares», apunta Vidal. Desde allí también sale un GR-86 a Urbión, que estaría a siete kilómetros. «La carretera debería arreglarse y asfaltarse, más que nada por si hay que hacer alguna evacuación», dice.

formas increíbles. Llegamos al inicio de la ruta, donde un cartel anuncia que vamos a encontrar «árboles majestuosos de más de 400 años y de formas increíbles». Vidal quiere mostrarnos uno de esos enormes árboles, pero al que le alcanzó un rayo y presenta una oquedad impresionante, en la que caben incluso varias personas. Seguro que será refugio de animales en las frías noches de Urbión. Quedan todavía en algunos de ellos escaleras de madera (elaboradas con los pinos de la zona) que usaban los cazadores como puestos de palomas. Avanzamos en la senda y admiramos el gran poder del bosque y el valor de su gestión ordenada y sostenible por parte de los vecinos: «Se tira solo el 10% de lo que va a crecer. Los pinos se entresacan a los 50 años y después a los 100 año». 

Entre árboles, rocas, musgo y primeras nieves caminamos hasta el Pino Rey o, mejor dicho, el «sustituto» del mismo, porque el original estaba en otra zona, era mucho más antiguo y ya se taló, aclara Vidal. Es imposible abarcarlo solo dos personas, ya que harían falta por lo menos cinco. En otro cartel informan de todo lo que nos cuentan los anillos de los árboles, sobre el clima y la historia, y la ciencia que lo estudia es la dendrocronología.

Cuando estos árboles se visitan en verano ofrecen sombras espectaculares, pero también la estampa es única cuando se cargan de nieve. «¿Sabéis por qué tienen tanto liquen los árboles? [Dudamos al no saber qué contestar] Es por la calidad del aire, el oxígeno puro, sin nada de contaminación», prosigue Vidal en esta ruta que nos ayudan a interpretar y que, sin duda, cualquier amante de la naturaleza debe realizar. Igualmente, en la misma plaza del Ayuntamiento hay información de los recorridos que pueden hacerse, con la distancia, la dificultad, la ciclabilidad…

parque natural. El director conservador del Parque Natural de la Laguna Negra y los Circos Glaciares de Urbión, Óscar Carrascosa, recuerda que la ruta se creó para promocionar enclaves atractivos de otros términos municipales, como Covaleda y Duruelo de la Sierra, como alternativa a la Laguna Negra, en Vinuesa, que «indudablemente es la joya de la corona». «Y quisimos poner en valor estos ejemplares de árboles» que ya tenían estudiados desde hacía tiempo. 

Se destacó uno de ellos como Pino Rey «porque tiene la forma perfecta y equilibrada», ya que otros echan ramas en horizontal y se van hacia un lado. Este ejemplar tiene 450 años y está a 1.772 metros de altitud, pero los hay más mayores. «Allí el aprovechamiento de madera era muy limitado y se ha denominado siempre la zona de los 'pinos a muerte'. Se les deja crecer hasta que mueren porque no tienen un aprovechamiento como el resto del monte, por la dificultad de acceso y la altitud», señala. 

Antes esa zona estaba nevada casi todo el año pero hora, con el cambio climático, se puede acceder fácilmente. Al ser pinos de 300 y 400 años tienen diámetros muy grandes, por lo que se llegaron a usar para la construcción de mástiles centrales de barcos, como explica una de los carteles. La madera la transportaban los carreteros, «el principal oficio de esta zona de Soria y Burgos».

Sobre la salud de estos pinos, «la altura favorece» y no sufre enfermedades ni plagas. Lo más importante es que el viento y la nieve los han modelado durante cientos de años. «Es una muestra de selección natural, lo que ha ido haciendo la propia climatología sobre el terreno», reitera insistiendo en que hay rodales en los que no se ha actuado durante años.Es decir, no se talaron y los que se caían solos se usaban para  leña. Desde los 1.800 metros de altitud en Urbión, «casi todos los árboles son así de mayores», unos de 200, otros de 300... El seleccionado como Pino Rey tiene 450 años, pesa 20 toneladas y mide 1,75 metros de diámetro.Es el triple que un pino que se aprovecha, de 130 años y diámetros de 60 centímetros. La senda, «muy sencilla y prácticamente llana», permite contemplar otros recursos del monte, como los puestos de palomeros. 

el clima en los anillos. Óscar Carrascosa habla de la interpretación de los anillos, que reflejan a través de 400 años periodos muy fríos o de sequía, entre otras cosas. La Universidad de Barcelona, con la colaboración de la Junta de Castilla y León, estudia estos pinos y elabora una cronología e interpretación del clima. 

El experto avisa que en los últimos diez años el panorama está cambiando por el cambio climático y se nota en cuestiones como que hay más vegetación hacia la cumbre de Urbión o que se puede acceder en cualquier época del año porque hay menos nieve. «Antes veías solo pinos muy pequeños, muy ramudos, porque la nieve no los dejaba crecer, los tronchaba, les partía ramas...», añade. 

«Pinos silvestres así no hay en ninguna parte del continente, porque aquí está su límite sur», destaca subrayando que «es la masa continua de esta especie más extensa de Europa». En otros países no llegan a alcanzar estos diámetros porque es una especie se aprovecha la madera para estructuras, son masas desordenadas de 120-140 años, que se cortan por su máximo rendimiento. 

En los Alpes sí hay zonas así, pero de otras especies, como pino sulfilata, abetos...; y en los países nórdicos, como Suecia y Noruega, el aprovechamiento es «mucho más comercial» y «más frecuente el uso de maquinaria». Sin embargo, en la zona de Pinares de Soria-Burgos «la forma de trabajar es mucho más natural», porque hacerlo con maquinaria exige abrir calles paralelas cada 14-15 metros y en tres o cuatro años ese efecto se nota mucho visualmente. «En Pinares es más natural y distribuido en el espacio, también mucho más lento», asegura elogiando esta conservación ordenada y sostenible. 

«La joya de monte que tenemos en Pinares es gracias a los vecinos de la zona, por la conservación que han realizado y el bajo número de incendios. Allí nunca se pasa del conato porque acude todo el pueblo a ayudar. La población está muy vinculada al pinar como su medio de vida», concluye invitando a recorrer esta ruta y descubrir de otra manera el bosque de pino silvestre.