Valdeavellano presume de pasado lechero

Fernando Orte
-

La cabecera de El Valle celebra su tradicional Jornada de la Mantequilla, que exalta su histórica vinculación a la producción de leche de vaca aunque ya sólo quedan unos pocos animales y todos para carne

Valdeavellano presume de pasado lechero

Cientos de personas, tanto vecinos de El Valle como visitantes y turistas, disfrutan este domingo de la tradicional Jornada de la Mantequilla. Con esta iniciativa, la cabecera de la comarca exalta su histórica vinculación a la producción de leche de vaca, a pesar de que ahora sólo quedan unos pocos animales y todos se crían para el consumo de carne. Pero hasta los años ochenta, casi todas las familias contaban con ganado vacuno y proveían de leche a los fabricantes de la famosa mantequilla de Soria, en la actualmente un producto con Denominación de Origen Protegida.

De hecho la producción de este producto está limitada; no suele sobrepasar de 80.000 kilos al año porque cada vez son menos las explotaciones que se mantienen activas en la provincia, concretamente dos, con apenas doscientas cabezas de ganado frente al millar que había hace algunos años. Por eso, el futuro de la mantequilla de Soria preocupa.

Con jornadas como la de Valdeavellano de Tera se intenta transmitir a las nuevas generaciones la forma artesanal con la que se fabricaba la mantequilla. Este mediodía, dos vecinas, Visi y Julia, han hecho una demostración del tradicional manzado haciendo uso del manzadero y la rolda, con los que han batido la nata para separar la manteca del suero y después hacer la mantequilla. Un manjar que, además, es muy versátil en la cocina, tal y como ha demostrado la chef Melania Cascante en su particular showcooking en el que ha cocinado canapés de mantequilla trufada, de berberechos, con anchoa... y por supuesto con productos de la matanza como el torrezno.

Numerosos vecinos se han vestido con ropajes de sus antepasados pastores o lecheros para dar mayor ambiente a una cita que se consolida año tras año y que el Ayuntamiento de Valdeavellano de Tere quiere seguir manteniendo y potenciando como un homenaje a un pasado tan ligado a la mantequilla.