scorecardresearch

"Se da el cóctel perfecto de veteranía y juventud"

S. Recio
-

El técnico del Río Duero Soria hace balance del primer tramo al frente del equipo soriano y pone el acento en la capacidad de trabajo de los jugadores, tanto de jóvenes como veteranos

"Se da el cóctel perfecto de veteranía y juventud"

El técnico Luis Alberto Toribio Gutiérrez dirige desde el mes de mayo el banquillo del Río Duero Soria y en esta entrevista hace balance de estos siete meses al frente del equipo. Considera que este primer tramo como entrenador de los sorianos es «positivo» y, hasta el momento, ha sido fundamental ser imbatibles en Los Pajaritos, sin perder de vista triunfos claves como lo han sido ante Teruel, Melilla o Palma. También acusa derrotas como la primera frente a Manacor o Boiro. Por encima de resultados, Toribio hace hincapié en el espíritu de sus jugadores, en sus ganas de trabajar, de aprender... en lo satisfactorio que resulta esta actitud de esfuerzo para en un entrenador. Tiene la suerte de contar con un vestuario que «funciona solo», confiesa. También tiene que hacer frente a equilibrar el talento joven con la experiencia de los veteranos. En principio, encara la segunda parte de la temporada con los mismos jugadores y con la mirada puesta en la Copa del Rey.

Las expectativas en este equipo eran altas y está cumpliendo, ¿está satisfecho?

La valoración de esta primera vuelta es positiva. Es verdad que hay momentos en los que tenemos la sensación de poder haber dado un poco más pero nos quedamos con lo bueno y eso ha sido competir por todo.

Una de las claves es que Los Pajaritos se ha convertido en un fortín.

Para plantearte cosas grandes es fundamental ser muy fuerte en casa y hemos estado por encima. Estamos imbatidos en toda la primera vuelta y si queremos hacer de nosotros un equipo importante esto tiene que ser un fortín.

¿Victorias ante Teruel, Melilla o Palma hacen creer más en este proyecto?

Son los tres partidos más importantes y con sensaciones de que cuando estamos a nuestro mejor nivel, estamos por encima. Con eso nos quedamos.

Melilla fue el primer grande que vencieron y además remontando un 0-2.

Esa victoria fue fundamental. Tuvimos la sensación de sacar algo más, pero cuando uno se quiere meter en el grupo de arriba todo el mundo aprieta. También los partidos en Guaguas o Almería fueron importantes porque a pesar de perder, competimos.

Nada que ver con la derrota en la primera jornada ante Manacor.

Fue duro. No empezamos como esperábamos y ahí tuvimos esa impresión de que teníamos mucho más que dar. Pasó lo mismo ante Boiro. Al final nosotros buscabamos objetivos a largo plazo, con la clasificación para la Copa del Rey y playoff, y lo hemos logrado con relativa facilidad.

¿Cómo está siendo el día a día a nivel de trabajo con los jugadores?

Es una pasada trabajar con este grupo, es un placer. Quieren trabajar, cada día vienen a entrenar y a mejorar y para los entrenadores es lo máximo. Incluso en estos momentos con casos COVID me piden cosas para poder entrenar. Ni una queja.

Este año el bloque se mantiene, ¿ha sido importante en los inicios?

Era un planteamiento fundamental, queríamos renovar a la mayoría de la plantilla y me he encontrado con un vestuario que funciona solo. Yo les doy detalles y ellos los absorben con mucha facilidad.

¿Es complicado lidiar con tantos jóvenes con talento? 

Es difícil gestionar todo ese talento, acumulan mucho. La clave es aquí los veteranos. Jugadores como Manu Salvador, Xavi Folguera o Jaime Pérez, nos ayuda a gestionar a estos jóvenes que vienen con mucha fuerza, pero a veces se pasan de revoluciones. Se da el cocktail perfecto de veteranía y juventud que hace que todo funciona.

Ha sentado en varios partidos a Manu Salvador, una decisión nada sencilla.

Como yo he hablado alguna vez con Manu, todo es relativo. En partidos muy importantes como Melilla o Teruel ha tenido que sustituir a  Adrián Olalla y ha tenido un papel fundamental y hemos ganado con él. La clave es saber compensar. Todos los jugadores saben que tienen su momento y que son muy importantes.

¿Cómo se puede retener a jugadores internacionales como Pepe Villalba o Álvaro Gimeno?

Yo creo que sí. Pero para eso hace falta que nuestro proyecto sea atractivo y para eso hay que apostar por crecer. Ya hemos visto como el público cada vez viene más y ahora solo falta el esfuerzo para retener a estos grandes jugadores.

¿Ha pedido a la directiva refuerzos en este mercado de invierno?

No he pedido nada, estoy muy contento con mis 14 jugadores y no necesito nada. Lo único que pido es que estos días todo vaya bien para seguir entrenando como siempre y llegar bien a la reanudación de la liga. Los jugadores siguen en un gran estado de forma y no me cabe la menor duda de que seguirán así. La incorporación será algo más difícil por los positivos.

El equipo vuelve a la Copa del Rey, ¿es posible aspirar a lo máximo?

Estamos en cuartos de final y la ambición tiene que ser entrar en semifinales. Después será meterse en la final y luego ganar. No podemos pensar más allá del partido ante Melilla que será muy duro. Es un equipo muy difícil de batir pero la Copa va a ser una cuestión de llegar en el momento justo y para eso todavía quedan dos meses.

El playoff es sencillo.

Para empezar este equipo no merece ser sexto, no hace justicia a lo que hemos hecho en la primera vuelta. La liga está muy igualada, estamos a cinco puntos del segundo y se puede ser muy ambicioso en esta liga porque estamos en este punto de que si hacemos las cosas muy bien podemos meternos entre los cuatro primeros de la liga, eso sería estar por encima de lo esperado.

El de Manacor es el siguiente.

Es un partido determinante. Es una pena no haberlo jugado antes de Navidad porque llegábamos en un buen momento. Si ganásemos tendríamos los mismos puntos y aunque es temprano somos los dos equipos revelación de la temporada.