TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Courtois, Oblak, Ter Stegen, Benito...

07/01/2020

Empiezo por el último (Benito), porque intuyo que a los otros tres los conocen sobradamente. Benito fue el portero menos goleado en la Historia de un torneo centenario en mi tierra: disputó 28 partidos de Liga y ocho de Copa y no encajó un  gol. Una rareza estadística sin precedentes... con trampa: Benito jamás fue portero. Un fallo en la inscripción (que obligaba a otorgar los dorsales 1 y 13 a los porteros... y a Benito, delantero, le cayó el 13 por error) hizo el resto. Atendiendo únicamente a la ley de la estadística, el jodido Benito -aquí, a mi lado, mientras escribo todo esto, partido de la risa- ha sido el mejor portero en la Historia del torneo.
Veo en el ránking oficial de la Liga que Aitor, Reina, Rui Silva, Joel, Rubén, Diego López, Unai Simón, Masip, Soria, Asenjo, Cillesen o Pacheco llevan más paradas que ellos.  ¿Qué vale más, Benito -le pregunto-, tú que sabes de esto, tú, leyenda de las porterías, un guardameta que para una de cada dos que le llegan o uno que para ocho de cada 10 en el mismo partido? ¿El que solo ha encajado 12 goles en 19 partidos o el que habiendo encajado 20 ha parado más balones? ¿El que está ‘caliente’ en el minuto 89 para parar la única del adversario o el que ha parado cinco increíbles en el 12, el 37, el 49, el 56 y el 88? 
Benito no se moja. Se abre otra cerveza, dice «pon lo que quieras». No me vale. Nadie vale para esto, solo las leyes de la lógica: en España tenemos a los (tal vez) tres mejores porteros del mundo. Courtois, bestial en Getafe; Oblak, salvador ante el Levante; Ter Stegen, ahora lesionado, pero más determinante que Messi en lo que llevamos de Liga. ¿Vamos a ver quién es el mejor, como en los tiempos de Messi o Cristiano... o hemos aprendido algo y vamos a disfrutarlos sin tener que elegir? 



Las más vistas

Opinión

Lo imprevisible

Carlos Martínez tiene un don para dar unos golpes de efecto inesperados que generan filias fobias o simplemente, como en mi caso, el agradecimiento por poder salir de esa espiral informativa sin fin en la que se ha convertido el Covid