La sensualidad de Andrés Sardá cautiva en la Fashion Week

SPC
-

La sensualidad de Andrés Sardá cautiva en la Fashion Week - Foto: Ángel Díaz

La tercera jornada de la pasarela madrileña, Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, se abrió ayer con las propuestas de Ailanto, Andrés Sardá y Angel Schlesser. 
La diseñadora Nuria Sardá, directora de la firma Andrés Sardá, presentó un desfile de ropa interior cargado de una sensualidad especial que trataba de poner en valor la capacidad que tiene en transformar lo que es una pasarela íntima y de baño. Sus viajes por el tiempo y el espacio son increíbles. En esta ocasión, nos llevo a un resort de montaña a finales de los 50 y principios de los 60.
Por su parte, la nueva colección de Ailanto, Still Life, se presentó con un mensaje solidario y con la idea de salvar y conservar los océanos. Una estrategia que también trasladó a la escenografía colocando a modo de collar de perlas bolas hechas con los envoltorios de plástico en los que llegan protegidos los tejidos al estudio de esta firma.
Daniel Rabaneda, al frente de Angel Schlesser, renovó los patrones de la firma sin tirar de archivo. Este joven pero curtido diseñador, familia de Paco Rabanne, presentó siluetas masculinas adaptadas a la mujer en una colección «con rollo relajado».
También el diseñador Juan Vidal subió a la pasarela madrileña una colección delicada de un gran ejercicio artesanal con la que ha convertido a la mujer en una diosa contemporánea envuelta en diseños blancos muy luminosos, de máxima feminidad.
Esta colección, titulada Venus a Roma habla de la búsqueda de la belleza, «un valor furtivo que cuesta encontrar», explicado.
La modelo Águeda López se estrenó con la firma Dolores Cortés, manifestando que «la moda española es una de las más tops del mundo».