scorecardresearch

Sergio Garrote, oro en la crono de bicicletas de mano H2

Europa Press
-

El barcelonés vence por apenas medio segundo en la contrarreloj. España suma dos nuevos bronces tras los podios de Luis Miguel García-Marquina en la crono de H3 y de Christian Venge-Noel Martín, en tándems

Sergio Garrote, oro en la crono de bicicletas de mano H2 - Foto: ISSEI KATO

El ciclismo volvió a la acción este martes en los Juegos Paralímpicos de Tokio con la disputa de las primeras pruebas en carretera, positivas y exitosas para la delegación nacional, que sumó tres medallas en las contrarrelojes, entre ellas el agónico oro de Sergio Garrote.

El ciclista catalán fue el gran protagonista en el estreno para el ciclismo adaptado de los recorridos diseñados en el Circuito de Fuji, un simbólico lugar con el famoso monte japonés de fondo y en el que se también aportaron metales el gaditano Luis Miguel García-Marquina y el tándem formado por Christian Venge y Noel Martín, sendos bronces.

Ellos tres demostraron la fortaleza de la selección española en este disciplina, donde espera trasladar las grandes sensaciones del Mundial de hace algo más de dos meses en Cascais (Portugal), donde conquistó 13 medallas. De momento, fueron tres que aumentan a cinco el botín general junto a lo logrado en el Velódromo de Izu.

Sergio Garrote, que sufrió una lesión medular a causa de un accidente laboral en una obra y que debutaba en unos Juegos, llegaba como uno de los favoritos a la crono de bicicletas de mano H2 tras proclamarse subcampeón del mundo. Entonces, se le escapó el arco iris por 36 centésimas ante el italiano Luca Mazzone, pero en Japón las tornas cambiaron, y la alegría fue para el español, ganador por unas de nuevo escasas centésimas.

El ciclista de Viladecans libró un bonito duelo con su rival ya desde el principio de la crono y al paso por el primer punto cronometrado, en el kilómetro ocho, le aventajaba por sólo dos segundos. Quedaba por aguantar la otra mitad de la prueba de un recorrido que le agradaba al catalán y que no aflojó en busca de subir al podio.

Garrote se exprimió al máximo y cruzó la meta con un tiempo de 31:23.53. En meta debía de esperar con nervios a Mazzone que había salido el último y justo tras él. El reloj apretaba las cosas infinitamente y finalmente fueron 26 centésimas las que dieron el oro al español.

Esa fue la segunda alegría de la jornada porque minutos antes el ciclismo español había sumado su primera medalla al pie del Fuji gracias al ciclista gaditano Luis Miguel García-Marquina, que se llevó un bronce en la crono de bicicletas de mano de la clase H3, por otro suspiro.

El español, debutante también en unos Juegos, no tenía claro como rendiría porque, al contrario que Garrote, el recorrido, en su caso de 24 kilómetros, no se adaptaba muy bien a sus características, pero empezó bien y en los dos primeros puntos cronometrados era tercero.

García-Marquina supo igualmente defender con uñas y dientes su posición y acabó mejor que el ruso Ruslan Kuznetsov, al que se le hizo larga la prueba y que se quedó al escaso margen de 56 centésimas del de Jerez de la Frontera. El otro español en la prueba, Israel Rider, concluyó decimocuarto.

 

Venge y Martín, bronce

Finalmente, el trío de éxitos lo completaron la pareja formada por Christian Venge y Noel Martín, que sumaron un nuevo bronce en la contrarreloj de bronces, siendo beneficiados, en parte, por la avería mecánica que sufrieron sus compañeros Adolfo Bellido y Eloy Teruel.

Los dos dúos nacionales pugnaron por ocupar el tercer puesto del podio y una avería mecánica, un problema en el cambio, obligó a Bellido y Teruel a cambiar de bicicleta y a perder un valioso tiempo que les apartó de las medallas.

Esto lo aprovecharon Venge y Martín, más centrado en la prueba en línea donde son los actuales campeones del mundo, para hacerse con el bronce, la séptima medalla paralímpica para el ciclista catalán, nueve años después de la última, precisamente un oro en contrarreloj en Londres con David Llauradó de piloto. El barcelonés lo dejó en 2015 y había vuelto a competir junto a su nuevo piloto a finales de 2020.

La jornada podría haber sido todavía más positiva para el ciclismo nacional, pero en la crono de la categoría C1 (discapacidad física), el valenciano Ricardo Ten, actual campeón del mundo, no pudo concluirla después de caerse tras sufrir un desvanecimiento por el calor, sin graves consecuencias físicas, cuando estaba peleando por los metales.

Además, el balear Joan Reinoso, también reciente oro mundialista en la categoría de triciclos, terminó la crono de la clase T1-2 a 23 segundos del podio después de sufrir un percance con la cadena, mientras que el navarro Eduardo Santas fue quinto en la crono de la clase C3 a 25 segundos del bronce.