El concepto más extremo de un compacto

Agencias - SPC
-

El Zoé e-Sport Concept, con 462 caballos de potencia, está inspirado en la Fórmula E

El concepto más extremo de un compacto

Suena contradictorio, pero la idea de un compacto deportivo eléctrico inspirado en la Fórmula E y al mismo tiempo en los compactos deportivos más emblemáticos y extremos de la marca, como el Renault 5 Turbo II, no deja a nadie indiferente: el Renault Zoé e-Sport concept llega con una carrocería hipertrofiada y dos motores para una potencia total de 462 cv.
Con un actualizado Renault Captur que no acaparará los titulares (aunque sea un éxito de ventas) y toda la atención de los medios dirigida hacia el nuevo Alpine A110, Renault debía presentar un modelo fuerte. Y lo hizo con el Renault Zoé e-Sport Concept.
El Zoé es uno de los coches eléctricos de la marca que más éxito ha tenido con los particulares. Aunque de un diseño exquisito, sigue siendo un objeto destinado a desplazarte del punto A al punto B, sin más. Para transformarlo en un coche evocador de deportividad y emociones, el equipo de diseño de la factoría francesa se inspiró en la Fórmula E. No en vano, Renault ha cosechado todos los campeonatos esta categoría desde su creación en 2014.
Así, el color azul satinado con los toques de amarillo en el frontal, el difusor trasero y los retrovisores forman los colores del equipo Renault e-dams. La competición automóvil se ve reflejada también en detalles como las lunas en policarbonato, las llantas monotuerca o la cuidada aerodinámica del coche (difusor trasero, lama anterior, tomas de aire, etc.) o las suspensiones, de doble triángulo, y con amortiguadores regulables Öhlins heredados del Renault Mégane RS 275 Trophy R.
Aun siendo un coche eléctrico, no puedo evitar ver en este concept algunos rasgos del R5 Turbo II o del Clio V6, ya sea por las aletas ensanchadas o las dos enormes tomas de aire laterales situadas delante de las ruedas traseras. La carrocería es de fibra de carbono, lo que contribuye a mantener el peso del Zoé e-Sport en 1.460 kg a pesar de los 450 kg de batería que lleva. 


Nada convencional

A bordo, el Zoé e-Sport no tiene nada que ver con el Renault Zoé con el que ir al trabajo todos los días. Si bien conserva un diseño un tanto depurado, los baquets Recaro, el arco de seguridad y los arneses de competición -todo homologado FIA- cambian radicalmente el habitáculo. El volante rectangular, por su parte, es un guiño evidente a los monoplazas de la Fórmula E. Del mismo modo que lo son los cuatro modos de conducción o gestión de la energía y entrega de par (del más suave al más brutal) o incluso la repartición de la fuerza de frenada ajustable. 
Pero si hay un aspecto en el que este modelo no tiene nada que ver el Renault Zoé de todos los días es en el apartado de la motorización. Adiós a los 90 cv. Aquí hay dos motores, uno sobre cada eje, de una potencia combinada de 340 kW (unos 460 CV) y un par motor combinado de 640 Nm, alimentados por dos baterías de 40 kWh cada una. Curiosamente, un Fórmula E está limitado por reglamento a 270 CV. 
Con respecto a las prestaciones, ejecuta el cero a 100 km/h en 3,2 s y alcanza su velocidad máxima (autolimitada) de 210 km/h en menos de 10 segundos. En contra de lo que podría uno pensar, la velocidad máxima no se ha limitado por cuestiones de autonomía sino porque el Zoé e-Sport está destinado a rodar en circuitos urbanos. 


Las más vistas

Opinión

El club de los políticos muertos

Ahí está la PPSO, para acoger con los brazos abiertos a todos los que un día brillaron bajo el auspicio de las alas de la gaviota y por una razón u otra la gaviotilla se les ha cagado encima