Suzuki inaugura su casillero de victorias

Juan Antonio Lladós (EFE)
-

El japonés domina en el Gran Prmeio de San Marino de Moto3 en una prueba en la que Arón Canet se ve obligado a abandonar y en la que el británico John McPhee (Honda) es segundo, seguido del italiano Tony Arbolino (Honda)

Suzuki inaugura su casillero de victorias - Foto: ALESSIO MARINI

El japonés Tatsuki Suzuki (Honda), del equipo (SIC 58) del padre de Marco Simoncelli, inauguró su casillero de victorias en el mejor escenario posible, el circuito que lleva el nombre del fallecido piloto en Misano Adriático, escenario del Gran Premio de San Marino de Moto3.
Suzuki comandó la carrera durante muchas vueltas, dejó que sus rivales asumieran la responsabilidad en la segunda parte de la carrera y en el tramo final recuperó el primer lugar para lograr unos metros que le permitieron consolidar la primera victoria de su carrera deportiva en una prueba que resultó muy, pero que muy accidentada, con catorce abandonos, algunos de ellos por problemas técnicos como los sufridos por el español Arón Canet.
El español, que continúa segundo en la clasificación del mundial, intentó por dos veces continuar en carrera pero un problema electrónico en su KTM le forzó a retirarse, aunque la octava plaza de su rival en el campeonato, el italiano Lorenzo dalla Porta (Honda), minimizó los daños y "sólo" ha cedido ocho puntos más en el campeonato, en el que se distancia de 14 a 22 puntos.
Suzuki no se dejó sorprender en el momento de la salida y comandó la prueba desde los primeros metros, en los que el italiano Lorenzo dalla Porta (Honda) intentó recuperar posiciones pero muy al contrario cedió dos posiciones a sus rivales; el japonés Ayumu Sasaki (Honda) y Sergio García (Estrella Galicia 0'0 Honda), de manera inexplicable, fueron las primeras bajas por sendas caídas, como el también nipón Kaito Toba (Honda), que había sido el más rápido en los libres matinales previos a la carrera y se vio involucrado en un accidente con el kazajo Makar Yurchenko (KTM).
El piloto nipón, dispuesto a conseguir un buen resultado e incluso su primera victoria, se encontró con la férrea oposición de su propio compañero de equipo, el italiano Tony Arbolino, que quería ser "profeta en su tierra" y algo más atrás Alonso López (Estrella Galicia 0'0 Honda) se iba también al suelo en la curva dos cuando intentaba recuperar posiciones.
Por delante, Suzuki y Arbolino comenzaron a intercambiarse el liderato con Arón Canet (KTM) expectante en la tercera posición, por delante de Albert Arenas (KTM), que se cayó poco después, aunque no le fue mucho mejor al segundo del mundial pues una vuelta más tarde, en la cuarta, tuvo que tomar el camino de su taller con problemas técnicos en su KTM.
Unos problemas que, cuando se manifestaron, provocaron un momento de confusión que hizo que varios pilotos se salieran de pista para esquivar al español, aunque todos ellos pudieron regresar en tanto Suzuki y Arbolino seguían al frente de la prueba y Lorenzo dalla Porta ya estaba tras el rebufo de estos, sabedor incluso de que Canet atravesaba problemas aunque tras unos minutos de trabajo de sus mecánicos consiguió regresar a la carrera.

Problemas en KTM

Canet volvió al trazado con cuatro vueltas perdidas para intentar defender sus opciones, pero la moto continuó dando problemas, probablemente electrónicos, y el español se tuvo que salir a la hierba nuevamente.
El pupilo del equipo de Max Biaggi no cejó en su empeño de averiguar qué sucedía y por ello regresó a su taller para intentar solucionar los problemas electrónicos, pero su tercer intento de volver a la carrera, en la decimocuarta vuelta, lo tuvo que abortar antes incluso de salir de la calle de talleres.
Las caídas fueron una constante a lo largo de toda la prueba de Moto3 y a las sucedidas en las vueltas iniciales se unieron las de Darryn Binder (KTM), Celestino Vietti (KTM), Tom Booth-Amos (KTM) o Niccolo Antonelli (Honda) para dejar al pelotón de la categoría en apenas diecinueve pilotos de los treinta que tomaron la salida.
En la lucha por la victoria se posicionaron Suzuki y Arbolino siempre al frente, pero marcados muy de cerca por Jaume Masiá (KTM), Andrea Migno (KTM) y Lorenzo dalla Porta, a los que poco después se unió el japonés Ai Ogura (Honda), uno de los pocos que montó el compuesto de neumático duro detrás.
A menos de ocho vueltas del final Jaume Masiá vio su oportunidad y saltó del grupo de cabeza en busca de Suzuki, que estaba unos metros por delante y Dalla Porta se enzarzaba en una peligrosa pelea con el resto de integrantes del grupo que le llevó a las últimas posiciones del mismo, en tanto que Tony Arbolino no se dejó sorprender y enseguida se puso tras la estela de Masiá.
En el decimoséptimo giro Jaume Masiá decidió asumir el rol de líder para intentar cambiar el ritmo, pero sus rivales no se lo permitieron y la carrera seguía perdiendo integrantes, con las caídas de Meikon Kawakami y Katsuki Masaki.
La última vuelta resultó un toma y daca entre los pilotos de cabeza en el que ninguno cedió un centímetro al rival y ello forzó los errores, como el protagonizado por el italiano Andrea Migno (KTM) y el japonés Ai Ogura (Honda), mientras que Lorenzo dalla Porta, que había sido quinto, se vio penalizado con tres segundos de sanción por exceder los límites del circuito y con ello se vio relegado a la octava posición.
Masiá, que iba en ese grupo, se tuvo que conformar con la cuarta plaza, con Marcos Ramírez (Honda), séptimo, y Raúl Fernández (KTM) en la undécima posición a pesar de haber salido vigésimo quinto.