Herrera recoge frutos

Santiago González
-

El expresidente de la Junta ha recibido esta semana la Medalla de Oro de Galicia pocos días después de iniciar una nueva etapa en su vida

Juan Vicente Herrera (d) recoge esta semana la Medalla de Oro de Galicia, que le fue entregada por su amigo y presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, por su «compromiso con los retos comunes» - Foto: Ical

Dos semanas después de haber pasado el testigo a Alfonso Fernández Mañueco en la Presidencia de la Junta, Juan Vicente Herrera permanece discretamente alejado de los focos mediáticos. Alejado de los focos desde entonces, ni siquiera acudió a la toma de posesión de los nuevos consejeros del Gobierno autonómico, ha reaparecido esta semana para recoger la Medalla de Oro de Galicia, galardón que le entregó su amigo Alberto Núñez Feijóo, uno de los barones populares con los que mayor afinidad ha tenido durante toda su trayectoria y uno de sus apoyos en el desarrollo del ‘autonomismo útil’ y de la colaboración entre territorios para mejorar la vida de los ciudadanos.
Herrera recogió especialmente emocionado este galardón, que también fue entregado al expresidente socialista asturiano Javier Fernández, por tener «el valor añadido de situarse por encima de ideologías políticas». Este premio ha sido el primero, pero seguramente no será el último que reciba el político burgalés, que ha presidido la Junta de Castilla y León durante algo más de 18 años, periodo en el que consiguió grandes logros y algunos fracasos.
A partir de ahora, el expresidente de la Junta tiene todas las puertas abiertas para «estar donde él quiera estar», según ha manifestado en varias ocasiones el presidente nacional del Partido Popular, Pablo Casado, así como responsable autonómico y presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco.
Aunque las opciones están encima de la mesa, Juan Vicente Herrera quiere pasar a un segundo plano. Cansado de los focos, pretende hacer su vida de forma tranquila y discreta mientras medita en qué puesto podría ser útil.
El descanso parece su única opción por el momento, ya que Herrera no tiene prisa por decidir su futuro. En algunos momentos se habló de que podría ser uno de los senadores que representan a la Comunidad, pero él siempre lo rechazó y ese tren ya pasó.

Consejo Consultivo

Su entrada en el Consejo Consultivo, institución propia de la Comunidad, como miembro nato es una opción que cuenta con más posibilidades. Para ello, solamente tiene que pedir su ingreso como expresidente de la Junta y podrá permanecer en él hasta los 70 años, es decir siete años, sin que tenga que recibir la aprobación de ninguna administración. No obstante, puede tomárselo con calma, pues el plazo para solicitar su incorporación es de un año desde su abandono de la Presidencia (el pasado 12 de julio).
En el caso de que finalmente decida no integrarse en el Consejo Consultivo, su actual presidente, Agustín Sánchez de Vega, ha mostrado su intención de crear una especie de ‘consejo de sabios’ con presencia de todos los expresidentes de la Comunidad para que pueda asesorar a esta institución en asuntos importantes como reformas estatutarias o despoblación.
La trayectoria de Juan Vicente Herrera al frente del Gobierno autonómico le otorga mérito y cualificación suficientes para acceder a muchos cargos institucionales u honoríficos, sin embargo todo quedará supeditado a la voluntad del propio expresidente de la Junta, que por el momento ha elegido mantenerse fuera de la primera línea política y alejado del protagonismo mediático.