TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


¡Liga!

Aquello de «¿Quién le pone el cascabel al gato?», una de las expresiones que morirá entre partidas de Fortnite y nuevas formas y lenguajes en la comunicación, es el nuevo «¿Quién le quita la Liga al Barça?». Al margen de lo sucedido en Bilbao, o directamente contando con ello, arranca una Liga en la que el cuadro de Valverde vuelve a ser el gran favorito. Por plantilla. Porque tiene a Messi. Y por pura estadística, por tendencia, por lo que quieran: ha ganado ocho de las últimas 11, ha sumado en este periodo 58 puntos más que el Real Madrid (y 222 más que el Atlético, si alguien se lo pregunta); ha sacado 17 y 11 puntos al segundo clasificado en las dos últimas campañas… y éste era el Atleti; en la última década mantiene un balance liguero de 13 victorias, cuatro empates y cuatro derrotas con el Real (ha ganado cinco de los últimos seis Clásicos en el Bernabéu) y de 14-5-2 con el Atlético (no pierde en el Calderón/Wanda desde 2010)...

Es complicado imaginar un escenario en el que Leo Messi no termina levantando la Copa allá por mayo, sí, pero afortunadamente el balón de este año (Puma después de 23 años consecutivos con Nike) sigue siendo redondo. Y eso significa, o así nos lo quieren vender por aquello de conservar la emoción del producto, que puede pasar cualquier cosa… Desafortunadamente, en ese periodo estadístico que les refiero en el primer párrafo queda de manifiesto que cada vez son menos las «cosas» que pueden pasar. La Liga, con repartos injustos en sus beneficios, generó un desequilibrio del que ya resulta imposible escapar. Por fortuna, el espectador no-forofo-de-grandes ha aprendido a encontrar sus vías de escape: lucha por Europa, permanencia, duelos directos, etcétera, para disfrutar de jornadas de enorme belleza técnica pero tal vez demasiado previsibles. Y así, de aquí a mayo. 10 meses de lucha contra ese gato azulgrana.