scorecardresearch

"Tras leer el guion me emocioné por los valores del filme"

Juana Samanes
-

El presente año ha sido para esta joven intérprete extremeña un año intenso en el que la podemos ver en cine trabajando en cuatro películas

"Tras leer el guion me emocioné por los valores del filme" - Foto: Daniel Pérez

Con un físico muy español, 2021 puede ser el año del despegue definitivo en la gran pantalla de la extremeña Carolina Yuste. Si en julio la podíamos ver en la comedia musical El Cover, ahora ha tenido que desplegar multitud de facetas para interpretar a Ana, en la comedia romántica Sevillanas en Brooklyn, un filme de humor blanco que es todo un alegato a favor de la familia y el respeto de los mayores. Se estrenará en cines el próximo viernes. También está en el reparto de Chavalas y de La familia perfecta.


Esta comedia costumbrista critica abiertamente las apariencias y va a lo importante: el fondo de cada persona. En ese sentido, su personaje, Ana, es la perla de la familia y supongo que, como actriz, este papel fue todo un regalo.
Sí, la verdad, cuando leí el guion tuve claro que quería trabajar en ella porque no solo me reí sino que me emocioné por los valores que tiene. Porque es una película para toda la familia que puede llegar a los corazones de la gente. El personaje de Ana es muy guay porque ejerce como ojo del público, viajas con ella y desde ahí conoces como es su familia y quién es Ariel.

 

La película entra en la tradición de comedia española de pillos. ¿Cree que provocan empatía porque todos ellos tienen, a pesar de sus liadas, buen corazón?
La necesidad agudiza el ingenio. Y hablamos de una familia que está al borde del desahucio, con una situación económica nefasta, con muy pocas posibilidades de ascender y tiran de lo que encuentran. Eso no es excesivamente legal, pero entra dentro de la dinámica para salvar a su familia. Y como lo hacen desde el cariño y el amor a las personas mayores, acabas queriendo a estos personajes. Vas con ellos y quieres que las jugadas les salgan bien.

 

Su personaje baila sevillanas. No sé si usted las baila habitualmente o tuvo que aprender a hacerlo.
He tenido que aprender, es cierto que me viene un poco de familia porque la mitad de la parte materna es andaluza, y tengo una prima que baila increíble, pero ya se sabe que en casa del herrero cuchillo de palo.


El filme alude a lo que enriquece conocer a gente de otras culturas, aunque en la película parece que el inglés lo domina todo.
Aparentemente sí, creo que el dominio de los idiomas tiene que ver con de dónde vienes y tu situación personal. Es cierto que el inglés es el idioma que te abre las puertas para trabajar, pero yo estoy abierta a estudiar otros e, incluso, el árabe.

 

¿Le agrada que el cine español esté optando últimamente por hacer películas para todos los públicos?
Creo que a veces la idea de diferenciar el cine comercial de uno más independiente no es correcta. Porque también hay películas, como ocurre con esta, muy entretenidas, pero te hacen replantear aspectos serios, algo que parece que solo lo dejamos a cine de autor. A mí, participar en un proyecto como Sevillanas en Brooklyn me parece estupendo.