CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


Lo de Cataluña pasa de castaño oscuro

Si preocupantes eran las noticias de hace una semana, con la detención de miembros de los CDR utilizando prácticas terroristas para alcanzar sus fines, las noticias de ahora son alarmantes. Pasan de castaño oscuro, porque las operaciones de los CDR se movían en la oscuridad, con cautela máxima para que no salieran a la luz. Con ramificaciones que llegaban hasta el mismo despacho del presidente de la Generalitat, más el despacho que tiene en Waterloo, Bélgica, el ex presidente de la Generalitat.

Tanto Torra como Puigdemont y la hermana de Puigdemont niegan cualquier implicación en las andanzas de los miembros de los CDR que pretendías tomar por la fuerza el parlamento catalán para promover desde la Cámara la proclamación de la independencia. Lo niegan, pero algunos de los detenidos de los CDR han “cantado” al ser interrogados, cosa que por otra parte ha sido habitual en muchos de los terroristas vascos que asolaron España durante cuarenta años. Los datos aportados por los detenidos son tan precisos que pocos dudan de su veracidad. Por otra parte, todo el mundo conoce las vinculaciones familiares de Torra con los CDR y se conocen ahora las de Puigdemont y su hermana, así que son más creíbles las declaraciones de los CDR que los desmentidos de los altos cargos de la Generalitat.

Hay datos inquietantes en todo lo que concierne a la Cataluña independentista que quiere conmemorar la fecha del referendum ilegal con actividades que pretenden demostrar fortaleza en tiempos en los que se empiezan a advertir los primeros síntomas de desazón, desafección y hartazgo en las filas independentistas. Los actos que precisamente tenían en mente los activistas de los CDR buscaban remover la tierra para que diera mejores frutos, y es indudable que un asalto al Parlamento y hacerse con el hemiciclo sería un empujón importante para animar a los desanimados porque los acontecimientos que esperaban, el avance independentista, no acaba de producirse sino todo lo contrario.

En esa oscuridad con el que los CDR y las autoridades que les apoyan pretenden imponer su dinámica en Cataluña con operaciones ilegales, se encuentra una cita clandestina de miembros del CDR con la hermana de Puigdemont, la colaboración del llamado CNI catalán con los grupos sediciosos y el diseño completo de cómo se produciría la declaración de independencia.

Es lógica la inquietud que provoca que las competencias de prisiones las tenga la Generalitat, con todo lo que eso supone porque los dirigentes independentistas que cumplen prisión preventiva lo hacen en cárceles catalanas. La decisión de los Jordis, Fonr y Rull de presentase a las elecciones de noviembre para provocar nueva polémica con sus escaños de diputado si son elegidos tampoco es buena noticia.

No hay barreras para el independentismo, no las tienen. Lo único tranquilizador es que, si las traspasan, hay acuerdo entre PSOE, PP y Cs para aplicar la ley y la Constitución sin contemplaciones


Las más vistas

Opinión

El club de los políticos muertos

Ahí está la PPSO, para acoger con los brazos abiertos a todos los que un día brillaron bajo el auspicio de las alas de la gaviota y por una razón u otra la gaviotilla se les ha cagado encima