Cinco desapariciones siguen activas en Soria

Nuria Zaragoza
-
Cinco desapariciones siguen activas en Soria

Cuatro son menores. Se trata de tres hermanos huidos con sus padres a Bulgaria en 2016 y otro menor no acompañado que, al parecer, ha marchado al extranjero. Todos son casos de riesgo limitado, según el Ministerio de Interior

Cada dos minutos se informa de la desaparición de un niño en Europa, según la organización Missing Children Europe, de la Unión Europea, en su último informe público, fechado en 2017. En España, cada día se denuncian -de media- 81 desapariciones, según los datos facilitados por el Ministerio de Interior. Los datos de la provincia de Soria están lejos de estas cifras, pero no por ello son menos importantes. Entre otras cosas, porque toda desaparición  de una persona conlleva incertidumbre, miedo y sufrimiento.
Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado mantienen abiertas cinco denuncias por personas desaparecidas en Soria, de las que cuatro corresponden a menores de edad. Aunque ninguna de ellas es de riesgo alto, se mantienen activas, vigentes por no haber sido resuelto el caso y conocida la situación y estado en la que se encuentra la persona desaparecida. Así queda recogido en el informe ‘Personas desaparecidas en España 2018’ elaborado por el Ministerio de Interior en colaboración con el Centro Nacional de Desaparecidos (CND) y que se elabora tomando como referencia los datos recogidos en el sistema de Personas Desaparecidas y Restos Humanos sin identificar (PDyRH).
tres hermanos huidos. Las cinco desapariciones activas en Soria están clasificadas como de riesgo limitado, es decir, en principio no se cree que las personas estén en peligro, que hayan sido forzados a marcharse o que haya habido violencia por parte de otra persona en su desaparición. 
Según especifican desde la Subdelegación del Gobierno de Soria en base a la información aportada por la Comisaría de la Policía Nacional, de los cuatro casos de desaparición de menores activos en la provincia, tres se refieren a «tres hermanos que huyeron con sus padres a Bulgaria en 2016». Al parecer, el Juzgado había decretado la retirada de la patria potestad a los padres y, presuntamente, los progenitores optaron por llevarse a los menores a su país de origen para evitar que se pudiera llevar a cabo la orden y separarse de sus hijos.
El otro caso es el de «un menor no acompañado del centro de menores que, al parecer, está huido en el extranjero desde 2019», especifican desde Subdelegación. 
Además, en lo que se refiere a menores, desde la Subdelegación apuntan a un quinto caso que actualmente no está activo pero que lo suele estar con cierta frecuencia ya que se trata de «una menor que entra y sale continuamente del centro de acogida». En este sentido, cabe apuntar, desde hace unos años se ha detectado en algunos jóvenes cierta conducta reincidente. Desaparecen bien de la familia o bien del centro en el que se encuentran durante unas horas o días, sin previo aviso y generalmente coincidiendo en fines de semana y fiestas. Sus padres o tutores denuncian su desaparición tras no regresar a casa y no lograr contactar con ellos por teléfono, y se activa directamente la búsqueda, que se anula una vez que acaban regresando voluntariamente. 
En cuanto al otro caso de desaparición activo en Soria y relativo a una persona mayor de edad, especifican que se trata de un caso antiguo, de 2010, de una persona que viajó a Brasil y de la que no se ha vuelto a saber nada, por lo que la familia presentó una denuncia, que sigue activa. 
No existe un perfil ni un patrón claro en las desapariciones que se registran en Soria, pero suelen ser más comunes en chicas. 
En España, desde 2010 hasta el inicio de este año se registraron 176.063 denuncias, de las cuales son 12.330 las que permanecen activas. Más de la mitad afectan a menores, aunque son menos de un 3% las que se consideran de alto riesgo. Desde el Ministerio del Interior el tema preocupa, y por ello ha puesto en marcha un nuevo protocolo de actuación en el que lo primero que se ha hecho es desterrar un viejo mito: «No hace falta esperar 24 horas para poner una denuncia por desaparición, aunque se trate de un adulto».