Sanidad alerta de un desfase de 830M€ que «deja poco margen»

David Alonso
-

Igea garantiza que «no habrá una consulta menos», al tiempo que garantiza los salarios de los trabajadores y promete más fondos para la Consjería en el futuro

Una profesional sanitaria sale a una sala de espera de un hospital de la Comunidad. - Foto: Patricia González

La Consejería de Sanidad ha detectado un desfase en el gasto que al terminar el año se elevará hasta los 830 millones de euros. O lo que es lo mismo, la cartera ahora comandada por Verónica Casado gastará este año 830 millones más de lo presupuestado, tal y como detalló ayer la propia consejera durante su comparecencia en la Comisión de Sanidad de las Cortes.Allí, alertó de que, «presupuestariamente», la situación deja escaso margen de actuación, y por ello adelantó que preferencialmente en algunos apartados se llevarán a cabo políticas de «eficiencia interna». 
La consejera recordó que el presupuesto asignado a la sanidad pública de Castilla y León asciende a casi 3.600 millones (3.500 para la Gerencia y 93 correspondientes a la Consejería) y con más de un tercio de los recursos destinados al servicio sanitario público en sus diferentes versiones. Sin embargo, aseguró que este esfuerzo presupuestario «resulta claramente insuficiente» para garantizar el modelo sanitario público que se quiere para los ciudadanos, hasta el punto de que a finales de este año el desfase previsto estará en torno a los 830 millones de euros, «un quinto del presupuesto total». 
Cuestionada sobre los motivos que explican este importante desfase presupuestario, Casado apuntó como causas la concurrencia de diferentes factores como la prórroga presupuestaria, el aumento de los gastos por obligaciones de contratos y los incrementos salariales. Además, señaló también a la falta de Presupuestos Generales del Estado, que ha impedido aumentar los ingresos, el reconocimiento de los compromisos retributivos por pagos aplazados del complemento de atención continuada correspondiente al ejercicio 2009, así como la carrera profesional y el incremento retributivo de todos los empleados públicos, informa Europa Press.
En esta línea, explicó que a pesar de que el presupuesto que se destina a la Sanidad «no es pequeño», la situación de partida de la Consejería para afrontar los «retos» del sistema comienza con una «desventaja» de la situación esperada inicialmente que se cuantifica en 830 millones. Así, Casado aseguró que van a «pugnar» por una financiación adecuada que permita actualizar y reorganizar los servicios y prestaciones del sistema para poder mejorar las políticas de prevención de la enfermedad, promoción de la salud, así como la atención a la ciudadanía. 
«No tendrá consecuencias»

El vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León,FranciscoIgea, quiso tranquilizar a la población después del anuncio de la consejera de Sanidad sobre el desfase presupuestario de su cartera. Así, durante su intervención en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno,Igea reconoció que las prestaciones sanitarias y los salarios de los trabajadores «están garantizadas» y reiteró que «no habrá una consulta de menos ni una lista de espera de más» a causa del problema presupuestario. «La realidad es que tenemos problemas financieros que vamos a resolver sin pedir créditos», explicó Igea, que también avanzó que, de cara a los próximos presupuestos de la Comunidad, la Consejería de Sanidad verá incrementanda su partida económica:«Habrá que ver las necesidades de una Consejería infrafinanciada». En este sentido, el vicepresidente y portavoz señaló que es «imprescindible» contar con un nuevo presupuesto que reactive la financiación autonómica y permita a la Comunidad recuperar los 440 millones que se le adeudan, lo cual depende de la existencia de un nuevo Gobierno central.