Todos los partidos se unen para reclamar un futuro para León

SPC
-

El empleo, las infraestructuras y la reindustrialización fueron las principales reivindicaciones de las manifestaciones de la capital, Ponferrada y Villablino

Miles de personas respaldaron la manifestación por las calles de León capital que había sido convocada por los sindicatos CCOO y UGT. - Foto: Ical

Decenas de miles de personas, unas 35.000 en la capital, 11.000 en Ponferrada y 2.000 en Villablino, según los datos de la Subdelegación del Gobierno, secundaron ayer la movilización conjunta que reclamó un futuro para la provincia de león con el empleo, las infraestructuras y la reindustrialización como ejes. Todos los partidos apoyaron la manifestación que, según los sindicatos convocantes, UGT y CCOO, respaldaron 80.000 personas.
En la marcha más concurrida, la de León, una caravana de taxistas dio paso a la manifestación y medio centenar de tractores cerraban el recorrido. «Ni rogamos ni pedimos. Exigimos porque nos asiste la razón. León no volverá a callar», fue una de las frases más aplaudidas en el turno de alocuciones que siguió al recorrido por el centro de la ciudad. Las cifras acompañaron los discursos para recordar que la provincia contaba hace 30 años con 527.000 habitantes y no alcanza ahora los 460.000 y que tiene la quinta peor tasa de actividad de España, después de Asturias, Zamora, Lugo y Orense”.
También se denunció la «amarga invisibilidad» a la se considera ha sido sometida la provincia y la tranquilidad absoluta que precedió a las alocuciones se rompió cuando el líder nacional ugetista, Pepe Álvarez, mencionó a Castilla, lo que le valió una sonora y prolongada pitada que deslució su discurso y alcanzó también al de su homólogo de CCOO, Unai Sordo, acompañados de sus respectivos responsables autonómicos.
Antes de ese incidente ambos tuvieron palabras de apoyo a la convocatoria, como informa Ical. Sordo, afirmó que España «se llevan produciendo muchas desigualdades, también entre sus distintos territorios y es el momento de ir a una política que cohesione y cosa el país». “Llueve sobre mojado. Hace mucho tiempo que León llama a la necesidad de que se tomen políticas específicas que acaben con la destrucción de empleo y de comarcas completas y, francamente, lo poco que se ha hecho hasta ahora ha sido con muy poco éxito», es el mensaje que lanzó el secretario general de UGT, Pepe Álvarez.
La marcha de León contó con la presencia de distintos representantes políticos, como los máximos responsables autonómicos de PSOE y Podemos, Luis Tudanca y Pablo Fernández, el líder de la Unión del Pueblo Leonés, Luis Mariano Santos, o la portavoz de Ciudadanos en las Cortes Autonómicas, Ana Carlota Amigo. Tampoco faltaron el alcalde, José Antonio Diez, el delegado territorial de la Junta, Juan Martínez Majo, el senador del PP y exalcalde, Antonio Silván, y el rector de la Universidad de León, Juan Francisco García Marín.
En otros puntos

En Ponferrada, las protestas por el futuro de la provincia consiguieron sacar a la calle a más de 11.000 personas, según fuentes de la Subdelegación del Gobierno. En un ambiente primaveral y con el apoyo unánime de todas las formaciones políticas bercianas y la presencia de representantes de asociaciones y organizaciones empresariales, así como vecinos de pueblos de la cuenca minera como Fabero, Toreno o Vega de Espinareda, la marcha transcurrió sin incidentes y llevó el grito común de «¡El Bierzo no se muere!» hasta las puertas del Consistorio.
Por su parte, la manifestación simultánea convocada por los sindicatos en Villablino congregó a unas 2.500 personas, según la Subdelegación del Gobierno en León, en una protesta donde el carácter minero de la tierra quedó aún más patente. «No vemos transición por ningún lado, estamos al borde de la extinción», lamentaron los representantes sindicales, que reclamaron «reindustrialización, empleo e infraestructuras” y exigieron que la gestión de fondos para la transición energética se lleve a cabo lejos del «juego partidista».