SIN RED

Loli Escribano

Periodista


23.007 votos

Siempre me he preguntado  qué ocurriría si votara el cien por cien de los electores. Si la tendencia sería la misma.  Me pregunto a qué partido votarían todos esos electores que se quedan en casa o en el bar o en el cine o en la calle o donde quiera que se queden. En Soria el pasado diez de noviembre votó el 67  por ciento de los electores. Eso quiere decir que el 33 por ciento, o lo que es lo mismo, 23.007 personas decidieron no ejercer su derecho al voto. Son muchos miles. ¿Hubiera cambiado mucho el resultado si esos 23007 hubieran ido a sus colegios electorales? Si les llevaran la urna a su casa, ¿votarían? ¿Por qué no votaron? Algunos lo harían por hastío, porque están hasta la peineta no de ir al colegio que no cuesta nada, sino de la falta de seriedad y respeto de los políticos a la democracia y a los electores. Pero no todos no votaron por hastío, los otros ¿por qué no lo hicieron? Quizá porque los diferentes políticos con sus diferentes o similares siglas en algunos casos no les convencen. Para hacernos una idea, el domingo pasado el partido más votado en Soria fue el PSOE con 15.925 votos, lejísimos de los 23.007. 
Hay quien piensa que debería haber sido la Plataforma ¡Soria Ya! la que tendría que haberse envalentonado y haberse presentado a las elecciones como ha hecho Teruel existe. ¿Imaginan que hubieran logrado los 23.007 votos? Y en el caso de que la abstención hubiera sido la misma, ¿a quién le habrían quitado el escaño al PSOE o al PP? ¿Quién se habría quedado fuera del  Congreso,  Antón o Cabezón? Pero al margen de hipótesis que ya no tienen sentido porque esa circunstancia no se dio, lo que yo me pregunto es ¿por qué ahora se le exige a la plataforma que se presente a las elecciones? ¿Por qué no antes? ¿Por qué un movimiento ciudadano tiene que presentarse a las elecciones? No sé lo que es en primera persona pertenecer a un movimiento ciudadano ni a un partido político, pero supongo que si alguien tiene inquietudes relacionadas con el ejercicio de la política se afilia a un partido, no a un movimiento ciudadano. Y si uno quiere exigir a sus representantes políticos lo que no cumplen, se integra en una plataforma y no en un partido. Ahora parece que se quiere mezclar todo: ciudadanos que tienen que convertirse en políticos y políticos que se quieren mostrar cercanos al pueblo apropiándose de diseños, logos y expresiones de movimientos vecinales.  Desde la Plataforma Soria ¡Ya! han explicado las razones por las que han decidido no presentarse en las elecciones. Y como si tuvieran que defenderse de algo que han hecho mal advierten que a las próximas lo harán. Deben hacer lo que consideren en vez de intentar agradar a unos y otros.  Mientras, como en el cuento de la lechera, los que desean ese salto a la política, pueden ir pensando qué harían con los 23.007 votos.