Sánchez ofrece 350 millones para los Fondos de la ONU

Europa Press
-

España se compromete a ayudar al organismo internacional, durante los próximos cinco años, a cumplir los objetivos en desarrollo sostenible, clima y salud

Pedro Sánchez (izquierda) y el secretario de la ONU, Antonio Gutierres - Foto: UN PHOTO/ESKINDER DEBEBE HANDOUT

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha asumido compromisos por importe de 350 millones de euros en un periodo de cinco años con diversos fondos internacionales durante su participación en la Asamblea General de la ONU. 
Sánchez anunció el lunes, durante su participación en la Cumbre del Clima convocada por el secretario general, Antonio Guterres, una aportación de 150 millones de euros en cuatro años al Fondo Verde del Clima. Se trata de un instrumento que se enmarca en la Convención de la ONU sobre el Cambio Climático y pretende ser la principal herramienta de financiación de proyectos en países en desarrollo. 
Sánchez también ha avanzado que España dedicará dos millones de Euros al Fondo de Adaptación de la Convención Climática y la ratificación de la 'enmienda de Kigali' del Protocolo de Montreal, que prevé reducir en más de un 80 por ciento en 30 años la producción y el consumo de hidrofluorocarbonos (HFC) utilizados, por ejemplo, en aires acondicionados y refrigerantes. 
El martes --madrugada del miércoles en España-- Sánchez intervino  ante la Asamblea General de la ONU y anunció 100 millones de Euros para el Fondo Conjunto de Naciones Unidas para los Objetivos de Desarrollo sostenible en los próximos cinco años y otros cien al Fondo Global para la lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, en este caso en un plazo de tres años. España llegó a ser el quinto mayor donante de este fondo de lucha contra las tres enfermedades pero dejó de hacer aportaciones en 2011. En vísperas de la Asamblea de la ONU, varias ONG habían lanzado una campaña para instar al gobierno a volver a la comunidad de donantes de esta iniciativa. 
En cuanto al Fondo Conjunto de la ONU, fue presentado el pasado febrero y pretende ser una pieza clave en el proceso de reforma de la ONU para hacer realidad de forma más eficaz la Agenda 2030. Es sucesor de otros tres fondos (Objetivos del Milenio, Unidos 

en la Acción y Objetivos de Desarrollo Sostenible) y España ha contribuido a él ya con 10 millones, procedentes de fondos no utilizados del ODS. 
En su tercera jornada en Nueva York, el jefe del Ejecutivo en funciones ha participado este miércoles en la Cumbre sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible para defender, en una breve intervención, cómo su gobierno ha utilizado la Agenda 2030 como enfoque transversal de sus políticas. 
Así, ha asegurado que tanto los Presupuestos Generales del Estado como las compras públicas se han alineado a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, (ODS) y que los ODS también están incorporados en la reforma educativa --que no fue aprobada-- y en la evaluación de todas las medidas. 
Hoy Sánchez ha participado también en un evento organizado por la Fundación Bill y Melinda Gates junto a la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, en el que ha llamado a convertir la Agenda 2030 en un nuevo "contrato social global" para afrontar retos como la emergencia climática, las desigualdades o la revolución tecnológica. "Pueden contar con nosotros", ha sido el lema que ha repetido Sánchez en ambos foros.

 

Acción y esperanza frente a las "emociones negativas" 

El formato del evento de la fundación, un discurso y un breve coloquio moderado por el matrimonio Gates, ha permitido a Sánchez presentarse como un presidente del Gobierno "feminista" y hablar de conceptos como "confianza en la política, esperanza y determinación" frente a las "emociones negativas". 
Incluso ha hecho una defensa de los valores de la revolución francesa: libertad, igualdad, y el más importante, ha dicho, fraternidad, todo ello ante un foro muy entusiasta ante sus palabras y las de Ardern. 
La presencia en la ONU de líderes mundiales abiertamente contrarios al multilateralismo --empezando por el estadounidense Donald Trump y el brasileño Jair Bolsonaro-- ha facilitado a Sánchez presentarse ante sus interlocutores como un reverso de esa forma de ver el mundo. 
 "Hay dos formas de enfrentarse a esta nueva realidad, una de ellas es negarla, pensar que nuestra comunidad vive aislada en este mundo interconectado, pensar que uno no necesita nada más que la fuerza y la potencia de uno y cerrarse al cambio inexorable, y la otra es ser consciente de ello, con audacia y determinación, ser valiente y estar comprometido con la acción", ha defendido.