CSIF pide que no abran los talleres productivos en la cárcel

EDS
-

Exige que no se abran los talleres productivos de la prisión soriana, que trabaja en colaboración con empresas externas, para prevenir que no se produzcan más contagios por coronavirus

CSIF pide que no abran los talleres productivos en la cárcel - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez Eugenio Gutiérrez Mart

En un escrito remitido el viernes 24 de abril al director del centro penitenciario de Soria, CSIF rechaza que, de forma unilateral, la administración penitenciaria ordene la reapertura paulatina de estos talleres, que en Soria puede llevarse a cabo a partir de este lunes 27. “Consideramos que es una temeridad, porque su actividad no es estratégica en la lucha contra la pandemia y, sin embargo, puede propagar aún más el virus entre el personal e internos de la prisión”.

Si la semana del 15 de abril se abrían los talleres de las prisiones de Álava, Estremera, Ocaña 1 y Ocaña 2; se ha previsto que, a partir del 22, se reinicie la actividad en otros once centros penitenciarios. Entre ellos está el de Soria, que trabaja con las empresas colaboradoras Fico Mirrors y Huf España, dedicadas al sector de la automoción, si bien solo se va a reiniciar la producción con Huf.

CSIF explica que esta reanudación, según una resolución del presidente de la Entidad Estatal Trabajo Penitenciario y Formación para el Empleo (TPFP), se justifica “en vista de los esperanzadores resultados en estas primeras semanas de contención del COVID-19, y en consonancia con las decisiones del Gobierno respecto a la reanudación de la actividad laboral de los sectores no esenciales, durante Estado de Alarma y la emergencia sanitaria”.

Sin embargo, CSIF asegura que “esos esperanzadores resultados en la contención del coronavirus, de los que habla la TPFP, no se dan en el centro penitenciario de Soria, “ya que es significativo el número de casos positivos que se han dado en el personal funcionario, y que persisten en algunos casos, sin que se haya acabado de hacer los test rápidos a todo personal”.

CSIF recuerda que los datos del contagio de la pandemia en Soria siguen siendo muy superiores a la media de España; y que una reapertura precipitada de los talleres pone en riesgo de contagio a la población reclusa. Además, “la reanudación no resta ninguna tensión entre los presos, más

bien la puede llevar a crispar, porque no van a poder trabajar todos los que estaban antes de la suspensión. Los responsables no han tenido en cuenta todas estas cuestiones, a la hora de acordar reanudar los talleres”.

CSIF teme que la decisión de abrir los talleres pueda deberse, entre otros motivos, a las presiones que la empresa Huf España haya podido hacer, tanto a la dirección de la prisión soriana -que se ha posicionado contraria a la reanudación-, como a la Entidad Estatal Trabajo Penitenciario y Formación para el Empleo (TPFP) en Madrid, cuando esa empresa tiene presentado un ERTE. Por ello, CSIF se pregunta “¿por qué tenemos que reanudar los trabajos en nuestros talleres de la prisión, para trabajar para una empresa que ha presentado un ERTE?”

En Prisiones, a nivel nacional, “hemos sufrido ya el fallecimiento de tres compañeros, uno de ellos de la propia prisión de Soria, y actualmente hay unos 245 profesionales contagiados y en aislamiento sanitario domiciliario o asintomáticos más de 600 funcionarios. La reapertura de talleres pone también en riesgo de contagio a la población reclusa, con cerca de 53 internos infectados y unos 500 en cuarentena”, subraya CSIF