Ólvega y Berlanga llaman a la prudencia ante la fase 1

EDS
-

El alcalde de Berlanga pide el refuerzo del sistema sanitario en verano por la llegada de veraneantes a su segunda vivienda

Ólvega y Berlanga llaman a la prudencia ante la fase 1 - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez.

La alcaldesa de Ólvega, Elia Jiménez, apela al “sentido común y la responsabilidad de sus vecinos” ante entrada del municipio en la fase 1 de la desescalada, y señala que, a pesar de que es necesario ser prudente, también es vital dar “pasos cortos pero seguros y activar la economía y la actividad social”.

En este sentido, significa que es “positivo” el paso, ya que evidencia que la pandemia no está extendida por esta área de salud, pero, asegura que lo deseable hubiera sido que otras localidades vecinas e incluso la capital dieran el paso a la vez. “La movilidad a otro pueblo o a la capital no está permitida porque somos la única zona sanitaria del este de la provincia en fase 1”, destaca.

Asimismo, precisa que esta cuestión genera confusión entre los vecinos sobre lo que está permitido y no, y por ello, insiste en la necesidad de actuar con cautela porque el “bicho sigue pululando”. Ratifica haber mantenido conversaciones con los sectores de la hostelería y el comercio para conocer si procederán a abrir o no sus establecimientos.

En este sentido, apunta que algunos bares con terraza abrirán o no dependiendo de la climatología y la tipología del establecimiento, y agrega que otros establecimientos han podido trabajar en cierta medida, pues han servido, durante el confinamiento, comida a domicilio. “Las opiniones son variadas. Muchos bares sin terraza afirman que no abren porque no les compensa y otros sí lo harán”, concluye.

El alcalde de Berlanga de Duero, Jesús Barcones, señala, por su parte, que el Ayuntamiento asume con normalidad el paso a la fase 1 porque “no va a cambiar en nada en la vida de la localidad y los alrededores”, pero sí mostró su preocupación por lo que pueda ocurrir en los meses de verano, momento en el que el número de residentes pasa de 1.000 a 3.000 y el flujo de turistas es considerable.

Es por ello, que exige que se refuerce la atención primaria de la zona de salud con más médicos y que se disponga de una uvi móvil. “Mucha gente tiene una segunda vivienda en Berlanga, que es una de las localidades más turísticas de Soria. El año pasado recibimos 37.000 visitantes. No podemos impedir que las personas con segunda persona vengan, pero para estar preparados necesitamos que se pongan los medios sanitarios precisos”, destaca.

Asimismo, precisa que en esta área de salud se han producido bajas de médicos por jubilación que no han llegado a cubrirse y que se cuenta con una atención primaria muy debilitada.

Con respecto a la apertura de bares en la localidad, el regidor manifiesta que “alguno sí que abrirá”, y añade que el Ayuntamiento dará facilidades para que dispongan más espacio público para desplegar sus terrazas.