El Cuerpo de San Esteban se une para animar a los niños

Sandra de Pablo
-

La Guardia Civil impulsa una campaña solidaria para 'alegrar' la espera en Pediatría. Los padres demandan que el servicio sea diario

El Cuerpo de San Esteban se une para animar a los niños

Los niños de San Esteban de Gormaz y sus pueblos, como usuarios de pediatría del centro de salud sanestebeño, son los destinatarios de una labor solidaria puesta en marcha por la Guardia Civil de la población. Quieren adaptar la sala de espera para que los más pequeños pasen de la forma más amena posible su tiempo antes de entrar al médico; de la mano del colegio y todos aquellos que quieran colaborar están recogiendo fondos para hacerlo posible. La iniciativa nace con la idea de hacer algo nuevo en torno a la fiesta de la patrona, la Virgen del Pilar, y el 175 aniversario de la fundación de la Guardia Civil. Desde San Esteban quieren remarcar la labor social que hay detrás de la Benemérita y atender al mundo de la sanidad y la infancia. 
No han calculado el presupuesto de la intervención pero quieren «que merezca la pena y cualquier granito de arena será bienvenido» según reconoce el Sargento comandante de puesto de San Esteban de Gormaz, Francisco Castillo. Esperan dotar la sala de un mínimo mobiliario con sillas y taburetes infantiles de colores para que den alegría, unos juguetes didácticos que puedan entretener y formar a los niños y la meta estrella es lograr una pantalla de televisión en la que los niños vean dibujos animados mientras esperan su turno en el pediatra. Insiste Castillo que «no queremos hacer de esto una campaña económica sino más de sensibilización de lo que es el objetivo final».
Los padres de San Esteban están contentos con la iniciativa aunque remarcan que necesitarían más días de atención pediátrica en el pueblo. Raquel Fernández madre de dos niños sanestebeños agradece la idea de la Guardia Civil, «me parece fenomenal, es una cosa buena para los niños que se encuentren a gusto cuando van al pediatra, es una cosa muy buena». Está encantada con el servicio prestado por el pediatra José Luis Martín aunque, al igual que muchas otras familias, lamenta que sólo pueda acudir dos días hasta San Esteban ya que debería ser un servicio diario.
José Luis Martín, reconoce que la salita de espera es acogedora en la medida de lo posible «intentamos que acompañe el colorido y algún cartel alegre que anime, aunque es verdad que es austera». El pediatra acude al centro de salud sanestebeño dos días en semana, los martes y jueves de nueve de la mañana a tres de la tarde y «como a todos los compañeros que atendemos pediatría en atención primaria nos gustaría que fuese todos los días». José Luis Martín atiende los lunes a los niños de la zona de San Pedro Manrique y los miércoles y viernes a los de San Leonardo de Yagüe.
servicio concurrido. Martín lleva trece años en San Esteban y desde allí da servicio a una amplia comarca que llega hasta Langa de Duero, en total cuida de 350 niños de entre cero y 14 años que es la edad que comprende la pediatría. La mayor demanda del servicio es hasta los dos años puesto que al principio exigen mucho con dos tipos de necesidades como son las revisiones de niño sano y la demanda del niño enfermo. Los profesionales de medicina general también atienden a los niños y si hay algún problema llaman directamente al pediatra o a los servicios de urgencia, según Martín «tenemos mucha comunicación y confianza para que estos niños puedan ser atendidos a diario». El compañerismo, la profesionalidad y la confianza entre los facultativos hacen que la atención a los pequeños se pueda llevar a cabo más allá del horario que en teoría debe cumplir el pediatra, para Martín es inconcebible que un pequeño paciente se quede sin atender: «¿Cómo dejas a un niño un jueves hasta un martes? Es impensable, no se puede hacer, atendemos bien al chico, los padres ya descargan la preocupación y me voy a casa más tranquilo, no porque yo sea modelo de nada, el resto de mis compañeros hacen lo mismo».