Teleasistencia por un futuro rural

Sandra de Pablo
-

23 alumnos se forman en el Centro de Adultos Doña Jimena en un aula taller de teleasistencia. Un trabajo cada vez más demandado yfundamental para que la gente mayor siga viviendo en los pueblos

Teleasistencia por un futuro rural

La teleasistencia es un servicio fundamental para que la gente mayor pueda permanecer en su casa aunque vivan solos, esta prestación se vuelve aún más necesaria en territorios como el soriano con la dispersión de la población en pequeñísimos núcleos. Hace ya alguna década que se popularizó la teleasistencia básica en la que el mayor con tan sólo pulsar el botón de un colgante puede ponerse en contacto directo con la persona que gestiona la ayuda que necesita. El servicio está creciendo, cuantitativamente pero sobretodo cualitativamente; la empresa privada cada ver oferta más posibilidades a ésta cobertura básica y ahora puede incluso registrar la actividad del anciano dentro de su propia casa y delimitar las zonas peligrosas.
Para formar especialistas en este tipo de atención se imparte un aula taller en el Centro de Educación de Adultos Doña Jimena de San Esteban de Gormaz. Continúa la formación de los cursos anteriores para completar la demanda de los alumnos en este campo puesto que ya se han ocupado de la atención sociosanitaria en instituciones sociales y atención sociosanitaria de ayuda a domicilio.
Asisten 23 personas de la comarca, con una edad que oscila entre los 20 años  hasta los cincuenta, hay gente que lo ve como un añadido a su trabajo porque ya están empleados en servicios sociales y otros como una salida laboral. La profesora, Nicol Llamazares Baldomero se muestra satisfecha e incluso sorprendida de la implicación del grupo que se muestra muy motivado y con ganas de aprender.
Recuerda la docente que la teleasistencia llega donde no llega nadie porque tan sólo se necesita un teléfono y el sistema es muy fácil ya que con tan sólo tocar un botón se despliega la ayuda. Para ella este tipo de formación tiene sin duda una importante salida laboral ya que «vivimos en una sociedad de mayores, en la España deshabitada es lo que hay, ya funciona bien y a la larga va a funcionar más». Recuerda que es un trabajo nuevo que está en continuo movimiento y que para seguir desarrollándose necesita que avance también la instalación de servicios como la banda ancha que permita el trabajo efectivo de los gps que ofrecen los servicios más avanzados dentro del sector.
La enseñanza de este taller incluyo tres módulos: llamadas entrantes, llamadas salientes y sistema. Se van a formar durante 10 horas semanales hasta junio y comprende prácticas dentro de cada módulo. Gracias al servicio de teleasistencia se puede recordar también al usuario las fechas de las visitas médicas, la administración de las medicinas o algo tan simple pero tan humano como realizar una felicitación de cumpleaños a alguien que vive sólo. En definitiva y según cuenta la profesora, la teleasistencia es una tranquilidad para la familia y para el usuario.
Con la asistencia al taller se logra un certificado con el que el alumno debe pasar por un proceso de acreditaciones que oficializan sus competencias profesionales. Además de este aula taller, en Doña Jimena durante este curso también imparten otro de cocina con la asistencia de 30 alumnos.
Otra de las novedades de este año en el centro que dirige Ana Minguito es un curso para que los ciudadanos extranjeros puedan prepararse para los exámenes de nacionalidad. Además siguen con las enseñanzas de inglés, de informática, la preparación para los ciclos de grado medio, la prueba libre de secundaria, la alfabetización, los conocimientos básicos y la secundaria para adultos. Tienen unos 250 alumnos repartidos en los centros de San Esteban y El Burgo.