Del banquillo del Uxama a montar su propia clínica

Henar Macho
-

Rocío Pereira: «Si tienes la oportunidad de hacer algo para tí, primero, te valoras y luego lo puedes hacer cómo y cuándo tú quieras»

Del banquillo del Uxama a montar su propia clínica

Los jóvenes se atreven a emprender en sus pueblos. Y es que abrir un negocio en el medio rural no implica partir con desventaja, sino que cualquier proyecto planteado de forma adecuada podría ser viable y competitivo en una pequeña localidad de la provincia soriana. 
Así lo demuestra Rocío Pereira, una joven de 26 años que ha decidido promover su propia clínica de fisioterapia en el pueblo que le vio crecer, El Burgo de Osma. Allí encontró su primer trabajo tras finalizar la carrera en Tudela. «Tuve la suerte de que una de las clínicas necesitaba una persona para trabajar en veranos, cubrir vacaciones y yo encantada porque estaba cerca de los míos», confiesa la joven. En su pueblo lleva más de cinco años trabajando, ya que su vinculación laboral con El Burgo comenzó colaborando con el Sporting Club Uxama, tratando a sus jugadores durante cuatro años. Pero sus empeños profesionales no acaban aquí. Rocío Pererira ha seguido formándose y cuenta con un Máster en Fisioterapia Manual y Osteopatía y ha trabajado en el centro escolar Manuel Ruiz Zorrilla de la localidad.
¿Por qué no? «Para montar mi popia clínica era necesario tener experiencia, la que me dio trabajar en todos estos sitios y creo que antes no podría haber sido emprendedora», asegura Pereira. Ella anima a los jóvenes a tomar las riendas de cualquier idea o proyecto que tengan en mente, ya que considera que «es una forma de crecer personal y profesionalmente» y que era el momento idóneo. Se muestra convencida del paso que ha dado y, aunque insiste en que «nadie dijo que fuera fácil», cuenta con suficientes alicientes. «Quien no arriesga no gana y, con mi edad, si no lo hago ahora, no lo voy a hacer», asegura ilusionada.
Además de que en El Burgo no falta trabajo de lo suyo, «es que me gusta mi pueblo y no tengo la necesidad de irme a una ciudad para buscar trabajo si puedo hacerlo aquí y hacer que l pueblo tenga más servicios y tratamientos. ¿Por que no?». La joven ultima los trámites y las obras en el local, que podría abrir a principios del mes de abril. 
Para hacer su proyecto realidad cuenta con el apoyo de su entorno más cercano y del Semillero de Proyectos de Soria, un recurso que promovió la puesta en marcha de 17 empresas en toda la provincia en 2018. Gracias al semillero ha conocido las ayudas disponibles para jóvenes que quieren emprender y «te ayudan a focalizar y organizar tu proyecto».Ella rompe una lanza a favor del ámbito público que, dice, le ha respaldado y animado. «Cuando he acudido a presentar mi plan de emprendimiento se han alegrado  de que sea joven y tenga ganas», asegura.
A pesar de las dificultades a las que se enfrentan los autónomos, lo tiene claro: «Si tienes la oportunidad de hacer algo para tí, primero te valoras a tí misma, y luego lo puedes hacer como tú quieras y cuando  tú quieras». 
El servicio que pretende ofrecer en su pueblo está orientado a «ofrecer no solo tratamiento sino, sobre todo, información», explica.  El objetivo es trabajar de manera «holística» con el paciente. La joven también apuesta por trabajar con las mujeres antes y después del parto natural. «Quiero que conozcan que puede haber consecuencias que se pueden paliar con el trabajo de fisioterapia», apunta. Asegura que  es necesario que alguien les oriente sobre cómo trabajar la musculatura durante el embarazo y después  de tener al bebé a través de una terapia de suelo pélvico.