CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


La arriesgada jugada de Arrimadas

07/05/2020

Arrimadas ha apoyado la prórroga del estado de alarma para demostrar sentido de Estado, pero su decisión ha provocado un debate interno que, de momento, se ha saldado con la renuncia de afiliación de sos personas destacadas del partido, el ex portavoz parlamentario Juan Carlos Girauta y la ex portavoz del ayuntamiento de Barcelona Carina Mejías.

Arrimadas ha conseguido a cambio que Pedro Sánchez tendrá contactos semanales con ella, que no tomará ninguna decisión sin comunicarla previamente a la oposición y, lo más importante, que desvincula del estado de alarma los pagos de los ertes y las medidas económicas que ha prometido el gobierno. Sería una buena contraprestación si Pedro Sánchez tuviera palabra, pero desgraciadamente para Arrimadas el presidente ha dado muestras sobradas de faltar a ella sistemáticamente. Lo que denunció Arrimadas, que a pesar del sí no se mostró nada condescendiente con Pedro Sánchez. Le afeó el fondo y las formas con las que ha combatido el virus, tarde y mal, como dijo, y advirtió también que el apoyo actual no era eterno, se circunscribía solo a la prórroga del estado de alerta.

La apuesta de la presidenta de Ciudadanos ha sido muy arriesgada, porque supone avalar a un presidente que acumula errores monumentales y que además gobierna con Podemos, que defiende lo que defiende y que desde luego no es lo que defienden los votantes de Ciudadanos. Para más inri se trata de un presidente que miente, que engaña, y que no muestra el menor respeto a la oposición. Inés Arrimadas sin embargo cree que ha hecho lo que tenía que hacer, y ha demostrado valor al hacerlo. Que se trate de un salto importante en su trayectoria político, o de un salto en el vacío, solo se demostrará con el paso del tiempo.

Es complicado comprender la posición de Pablo Casado. Los últimos días se situó en el no a la prórroga con argumentos sólidos, pasó luego al no o la abstención tras hablar el lunes con el presidente, pero justo cuando ya no era necesario su apoyo porque Sánchez había logrado el sí de Ciudadanos y el PNV, Casado se decidió por la abstención, cuando las consecuencias de su no eran ya irrelevantes y no se le podría acusar de ser responsable de los males que pudiera provocar acabar con el estado de alarma.

Seguro que habrá analizado en profundidad su posición abstencionista, una posición tan aceptable políticamente como el no, las dos demuestran rechazo al gobierno. Pero no se entiende entonces el discurso tan demoledor, tan brutal, tan descalificatorio, en lo político y en lo personal, al presidente de gobierno. Daba la impresión de que lo escribió cuando pensaba oponerse a la prórroga y no se tomó la molestia de suavizarlo después para justificar la abstención. El resultado de su intervención fue de total incongruencia.

Pablo Casado no acaba de encontrar su sitio como líder de la oposición.



Las más vistas

Opinión

La herencia del coronavirus

Enseguida nos ilusionamos pensando que nuestros pueblos sorianos tan vacíos se llenarían de nuevos pobladores buscando una vida mejor. He tanteado a sorianos que viven en grandes ciudades. No muestran ninguna intención de volver a sus pueblos

Opinión

Buenos 'pro-pósitos'

Hay que tener cuidado al diseñar estas políticas de ayudas: que no se sobrepongan a otras que ya están publicando las Junta de Castilla y León o el Gobierno o la Diputación Provincial