scorecardresearch

«El cambio climático es nuestra realidad presente"

Ana Pilar Latorre
-

Acaba de hacerse cargo de la entidad en la zona de Soria y analiza los principales riesgos del sector en Soria, así como lo que suponen los cambios meteorológicos en los últimos años y el papel del seguro en las explotaciones agroganaderas

«El cambio climático es nuestra realidad presente

María Luz Cano López es la nueva directora de Agroseguro en la zona Norte, que engloba a las comunidades autónomas de Navarra, La Rioja, País Vasco y Cantabria y a la provincia de Soria. Su reto es mantener el contacto con el sector primario e impulsar el aseguramiento, una herramienta fundamental de las explotaciones frente al cambio climático.  

¿Qué objetivos tiene como nueva responsable de la zona norte que agrupa a Soria con otras tres regiones? ¿Por qué se realiza así la distribución?

Los objetivos son los mismos que hemos mantenido hasta ahora en la dirección territorial: estar en contacto constante con el sector primario para potenciar una herramienta tan importante hoy en día como es el seguro agrario, que ha demostrado ser escudo eficaz de protección para las explotaciones frente al cambio climático. Respecto a Soria, la explicación es sencilla. Las direcciones territoriales de Agroseguro se reparten en función de similitudes agronómicas, como sucede también con la provincia de León, que se encuentra agrupada junto a Galicia o Asturias. Otro ejemplo lo encontramos en Almería, que forma parte de la dirección territorial con la Región de Murcia. Es un sistema que nos ha permitido ser más eficaces a la hora de gestionar el seguro, o tramitar siniestros que afectan a amplias zonas.

¿En qué se diferencia esta provincia del resto de la zona? 

Una de las principales características de Soria es la fuerza de su producción cerealista, que la convierte en una provincia de gran importancia agrícola en España, pero a su vez, muy vulnerable ante situaciones de extrema sequía o de fuertes precipitaciones de pedrisco, porque la mayor parte de los agricultores trabajan sobre cultivos muy similares. A diferencia de La Rioja o Navarra, donde la presencia de cultivos es variada, Soria cuenta con gran dependencia de los cultivos herbáceos, lo cual puede ser una ventaja o desventaja según cómo se desarrolle la meteorología. Por ello, el seguro agrario está tan presente en el campo soriano.

¿Cómo han sido el trabajo por las últimas inundaciones en el Ebro?  

Han sido semanas de intenso trabajo, porque una vez que tuvimos constancia de la crecida del río se activaron todos nuestros mecanismos para tener una primera fotografía de las zonas dónde se había producido siniestro, y así poder comenzar a planificar los trabajos de peritación para cuando el agua se retirase y se pudieran realizar las valoraciones de los daños. Además, en muchas parcelas navarras los siniestros han sido muy graves, con daños incluso del 100% de la producción, por lo que ha resultado muy importante tasar los daños cuanto antes con el fin de agilizar los procesos de indemnización, y ayudar a los asegurados a seguir trabajando.

¿Cómo es la dinámica de Agroseguro ante un siniestro?

Normalmente, el plazo medio del pago de indemnizaciones se sitúa en 30 días desde la tasación final, por lo que muchas veces los agricultores y ganaderos reciben el pago incluso antes de cuando hubieran recibido el pago por su producción de no haber sufrido siniestro.

¿Qué nivel de contratación hubo en años anteriores y en el presente ejercicio tanto en la zona como en la provincia de Soria? 

Un nivel de contratación muy importante. El año 2021 se ha cerrado con más de 6.500 pólizas contratadas, cerca de 3% más que en el año anterior. También crece la producción asegurada, que ya supera las 877.000 toneladas, y la superficie asegurada, que supera las 250.000 hectáreas. Gran parte del aseguramiento se produce en la línea de cultivos herbáceos, que incluye los cereales, la colza y el girasol, pero en la provincia de Soria también contamos con producciones aseguradas de hortalizas, viñedo o de cabañas ganaderas.

¿De qué cuantía económica se trata?

En capital asegurado, el seguro agrario protege un valor de producción por encima de los 200 millones de euros, una cantidad más de un 5% superior a la del año anterior.

¿Están concienciados los profesionales de que las pólizas son un coste más de las producciones?  

Los agricultores y ganaderos están cada vez más concienciados y contemplan al seguro agrario como un coste fijo más de sus explotaciones. Además, los efectos del cambio climático son cada vez más evidentes y el campo los tiene muy presentes. Además, Agroseguro realiza constantes trabajos de divulgación sobre el seguro agrario, que están encaminadas a explicar el detalle de las líneas de seguro de manera muy pormenorizada, ya que, en general el grado de conocimiento entre el sector es casi total, no solo de su existencia, sino también de sus coberturas.

¿Cuáles son los riesgos más habituales en Soria? 

A los agricultores sorianos hay dos riesgos que les inquietan de manera constante. Uno de ellos es la sequía, que durante el año 2021 apenas ha hecho acto de presencia, pero que, en otras campañas, cuando se ha hecho presente, ha provocado siniestros masivos con pérdidas millonarias. El otro es el pedrisco, que en apenas unos minutos es capaz de destruir meses de trabajo. Por ejemplo, de los 10,4 millones de euros en indemnizaciones abonadas en 2021 a los productores sorianos asegurados, casi 8 millones de euros han sido por siniestros de pedrisco. El resto, se reparte entre daños por helada, lluvias, inundación…

¿Son un problema los daños de animales silvestres a los cultivos?

Las indemnizaciones que durante este año 2021 se han abonado por siniestros de fauna silvestre en Soria se sitúan en 250.000€, lo que representa algo más del 2% del total de las indemnizaciones ahí abonadas. Los datos nos indican que no es un problema generalizado, aunque, como es lógico, cuando afecta a la cosecha del girasol o daña un viñedo o un campo de alfalfa, causa un gran perjuicio. En todo caso, recordamos que las coberturas de los daños por fauna silvestre se encuentran incluidos en todas las líneas del seguro agrario. Es un riesgo, no hay duda, pero no es un problema generalizado a tenor de nuestros datos y de la cobertura que tienen actualmente los agricultores asegurados.

La meteorología en los últimos años, con fenómenos como Filomena y cada vez más intensos, violentos y dañinos, ¿animan al aseguramiento? ¿Qué incidencia tiene el cambio climático en el sector agrario? 

Solo tenemos que pensar en todos los fenómenos meteorológicos adversos que hemos sufrido en 2021: una nevada histórica, heladas muy graves, lluvias torrenciales, pedrisco, una ola de calor extrema y hasta una doble DANA en septiembre. Y para cerrar el año, una inundación que ha dejado daños en más del 50% de las parcelas aseguradas en la ribera del río Ebro en Navarra, La Rioja y Zaragoza. El cambio climático es nuestra realidad presente, que preocupa y mucho al sector agrícola y ganadero, y también al sector asegurador. Por siniestralidad, 2021 se va a cerrar como el segundo peor año de la historia del seguro, y hay que tener en cuenta que los cuatro peores años corresponden a la última década.

¿Cómo es el proceso de peritaje? Cuando un asegurado no está de acuerdo con la tasación, ¿qué procedimiento se sigue? 

Los trabajos de peritaje de los siniestros los realizan peritos agrícolas y veterinarios independientes, que no forman parte de la plantilla de Agroseguro ni de ninguna de las entidades coaseguradoras. Son profesionales muy experimentados que reciben el encargo de tasar los daños tras un siniestro y aceptan el trabajo si así lo desean. En el caso de que un asegurado no esté de acuerdo con una tasación, tiene mecanismos para solicitar la realización de una nueva valoración de sus parcelas. No podría ser de otra manera.

¿Qué balance hace de la trayectoria de 42 años de Agroseguro? ¿Cómo ha evolucionado el seguro agrario en España para adaptarse a las demandas de los productores? 

El sistema español de Seguros Agrarios Combinados está consolidado y es estable. No hay que olvidar que emana de un Ley, que se encuentra entre las primeras leyes aprobadas en democracia, y que durante todos estos años ha evolucionado para adaptarse a los cambios en el campo y ha ampliado sus coberturas hasta alcanzar a todas las producciones agrícolas y ganaderas de nuestro país. Durante los últimos años, ha hecho frente a graves etapas de siniestralidad, sequías intensas, pedriscos o DANAS, y ha conseguido mantener su fortaleza y equilibrio, gracias a la confianza que han depositado las administraciones públicas, el sector asegurador y el sector primario en él. Y así tendrá que ser en el futuro.

¿Cómo valora las nuevas tecnologías y las estrategias digitales? 

El seguro agrario ha evolucionado y se ha digitalizado al mismo ritmo que los sectores asegurador y primario. La pandemia ha obligado a todos los sectores a pisar el acelerador de la transformación digital y también se ha notado en nuestro ámbito. Por ejemplo, cualquier ganadero puede declarar un siniestro a través de una APP, o en la época en la que se decretó el confinamiento estricto, de importantes dificultades sanitarias, se dio un fuerte impulso a la teleperitación, que fue fundamental para continuar con las labores de tasación en tiempos tan delicados, de forma que hemos podido continuar dando servicio a nuestros asegurados de forma constante.

¿La PAC debería contemplar un aseguramiento obligatorio con un mínimo de cobertura? 

La PAC ya contempla algunas medidas voluntarias en relación con la gestión de riesgos. No creo que sea una cuestión que se pueda abordar en el corto plazo, porque apenas existen en la Unión Europea (UE)sistemas de seguros agrarios con el nivel de coberturas que tenemos en España. Puede ser útil para otros países que no cuenten con un engranaje como el español, pero no es una prioridad para nuestro campo, donde ya existe un modelo de suscripción voluntaria que funciona y que cuenta con la participación conjunta de instituciones públicas, sector asegurador y sector productor.

¿Las pólizas están adaptadas a las demandas de una ganadería cada vez más intensiva y estabulada? 

Las coberturas de las diferentes líneas de aseguramiento están en constante revisión con el fin de mejorar y adaptarnos a las necesidades de nuestros agricultores y ganaderos y a las nuevas condiciones, tanto climáticas como de medios de producción de las explotaciones.

Hay otros modelos de aseguramiento agrario que se enfocan a garantizar la renta de agricultores y ganaderos, ¿ese modelo se podría implantar en España? 

En otros países puede tener su utilidad, pero no hay que olvidar que el modelo español es uno de los más desarrollados del mundo y una referencia internacional, por la amplitud de sus coberturas, por su exitosa fórmula de colaboración público-privada y la estabilidad alcanzada. Solo en las últimas semanas, por ejemplo, hemos tenido encuentros con profesionales del sector asegurador de Francia, Turquía, Georgia… y ese contacto internacional es constante. El modelo actual ha demostrado su utilidad, y está en constante mejora, pero sin intención de cambiar los pilares que nos han traído hasta la situación actual.

¿Qué mensaje transmitiría usted a los agricultores y ganaderos de Soria y a las organizaciones agrarias? 

En este comienzo de año, creo que lo que deseamos todos es salud y tranquilidad, poder trabajar y desarrollar nuestra labor sin incertidumbre y con confianza en el futuro. Ahí, es donde esperamos ser de utilidad, ofreciendo una herramienta que ha demostrado durante más de cuatro décadas que puede ser decisiva, porque permite a las explotaciones empezar de nuevo tras un siniestro, que a veces es menor, pero en otras ocasiones supone la pérdida de toda la cosecha. La diferencia entre conseguirlo o no, es contar con un seguro agrario que te ofrezca esa nueva oportunidad. 

A las organizaciones agrarias les quiero, en primer lugar, transmitir mi agradecimiento por los mensajes de cariño que he recibido estas últimas semanas. Casi todas las organizaciones ya me conocen, saben de mi disposición para trabajar, para dialogar y coordinarnos. No siempre estamos o estaremos de acuerdo, pero ambos sabemos que nos respetamos profundamente y que contamos con un objetivo común, que es apoyar la agricultura y la ganadería.  

¿Qué pediría a las administraciones en la provincia soriana? 

La relación con la Junta de Castilla y León es muy fluida, de trabajo y colaboración, porque defienden con firmeza la utilidad del seguro agrario, y apoyan al sector a través de importantes subvenciones al coste de la prima. Además, esa buena relación perdura en el tiempo, va más allá de una persona en concreto, porque la coordinación y comunicación con la estructura administrativa que no varía, con el funcionariado público, es muy positiva. Asimismo, la relación con la Diputación de Soria, o con los ayuntamientos, también es destacable.