Los años 'bárbaros' de Vicente Marín

Ana Pilar Latorre
-
Los años 'bárbaros' de Vicente Marín - Foto: [Eugenio Gutierrez Martinez.; Eugenio Gutiérrez M

Las vivencias como director del hotel Galiano en los 60 y sus encuentros con personajes como Ava Gardner se detallan en un libro

El próximo viernes 14 de diciembre se presenta en el Aula Magna Tirso de Molina el libro Las buenas y malas noches de Vicente Marín, escrito por Javier Narbaiza y que relata las vivencias de este vecino de Bretún impulsor en su localidad natal de la fundación que lleva su nombre y el de José Miguel López Díaz de Tuesta, quien le legó su rico patrimonio cultural. 
Nacido en la localidad de Tierras Altas en 1937, de la que tiene recuerdos muy gratos y a la que ha vuelto después de varios años para impulsar la actividad cultural, quedó huérfano de padre a los nueve años y a los doce lo mandaron al seminario de los Salesianos de Girona, del que le «invitaron» a irse; y después al del los Misioneros del Verbo Divino de Estella (Navarra), en el que tampoco hicieron gavilla de él por su rebeldía, a pesar de haber intentado el noviciado y los votos, según relata el propio Vicente Marín. «Fue después de esto cuando comencé mis vivencias mundanales de juventud y desenfreno tras el seminario. Emprendiendo el periplo de mi vida», recuerda jovial.
los saraos de los 60. Empezó a subsistir tras hacer el servicio militar en Huesca, trabajó de pinche en los Escolapios, transportó orujo y fue oficinista en una empresa de construcción en Madrid. Después se trasladó a hoteles de Mallorca, pero quiso regresar a la capital y poco después comenzó a trabajar en el Castillo de Higares, por el que en la década de los 60 pasaron personalidades, muchas veces acompañadas de Ricardo Sicre, como Audrey Hepburn, John Wayne, Mel Ferrer y Ava Gardner, con quien reconoce que tuvo dos encuentros y de quien dice que «era la mujer más deshinibida que te puedes imaginar». Por ello, opina sobre la serie Arde Madrid (de Movistar y dirigida por Paco León), que trata sobre la estancia de la actriz americana en España durante el Franquismo, y confiesa que no le gusta «porque las cosas eran más suaves y no tan cutres como se ven ahí». 
También conoció a toreros como Tinín, Solanito, El Viti y Diego Puerta; a pianistas como Arturo Pavón y cantaores como Manolo Caracol; y a políticos como Giscard d’Estaing. Después trabajó en restaurantes y, finalmente, dedició montar un var en la avenida Donostiarra, un barrio lleno de «madames, ceslestinas y chulos», aunque de allí guarda anécdotas de lo más pintorescas, muchas de las cuales se realtan en el libro. «Había un underground tremendo y se hacía todo con mucho respeto, aunque oculto y en circuitos cerrados», añade el mecenas.
En su etapa londinense, trabajó en un club y frecuentó los pubs más divertidos y privados del momento, teniendo la oportunidad de asistir a estrenos cinemátográficos mundiales, como West Side Story. Cuando volvió a Madrid dirigió durante 40 años el hotel Galiano, que pertenecía a José Miguel López Díaz de Tuesta, a quien ya conocía y con quien «estableció una relación como de padre e hijo»; y allí se codeó de nuevo con personajes carismáticos, como Luis Escobar, Fernando Moraleda, Clemente Camino, Príncipe Pío, Luis Reina, César Manrique, Fernando Arbex, Pépe Dámaso, Mikel Navarro, Emilio Barbero, Duarte Pinto Coleho, Ricardo Mendizábal, Esperanza Ridruejo... 
patrimonio. Cuando se jubiló, con el patrimonio heredado del conde José Miguel López Díaz de Tuesta decidió poner en marcha la fundación «para poder perpetuar su memoria y que su patrimonio pueda ser admirado por todo el mundo en una zona de Tierras Altas tan falta de todo, que ahora tiene un motivo para ser visitada». Siempre ha tenido «morriña» de Bretún y se reconoce «amante de su tierra», valorando sus raíces sorianas. La fundación cuenta con una de las colecciones de arte más interesantes del panorama actual, destacando su extensa pinacoteca, con obras de artistas de prestigio internacional; una biblioteca con más de 8000 obras; y un sinfín de detalles, «todo ello visitable y accesible a cualquier persona», explica Vicente Marín.
La presentación del libro tendrá lugar en el Aula Magna Tirso de Molina el miércoles 14 de diciembre a las 19 horas. Junto al autor y al protagonista de la historia, se contará con César Millán, librero y crítico literario; Antonio Pardo Capilla, empresario, saxofonista, exalcalde de El Burgo y expresidente de la Diputación de Soria; Pilar de Gregorio Álvarez de Toledo, escritora y profesional del Arte; y Javier Pérez de Andrés, periodista y director del programa El arcón de RTVCyL.