Las gallinas decapitadas atraen curiosos hasta Cidones

Fernando Orte
-

El macabro hallazgo hace pensar que pudo celebrarse algún tipo de rito satánico en las escaleras del cementerio de la localidad, donde el sentir de los vecinos se debate entre el miedo y la indignación

Las gallinas decapitadas atraen curiosos hasta Cidones

La habitual calma que vive el municipio soriano de Cidones se ha visto interrumpida desde que se produjera un macabro hallazgo: restos de gallinas blancas decapitadas a las puertas del camposanto junto a otros elementos que hacen pensar que se trate de algún tipo de ritual satánico. Sea lo que fuere, lo cierto es que estos días Cidones es un ir y venir de curiosos atraídos por el morbo de la escena.

De hecho, junto a los muros del cementerio todavía pueden verse los restos de esas aves, además de dos cestas de mimbre, trozos de pan, tiras de papel higiénico atadas a unos palos e incluso unos papeles en los que aparecen escritos a mano y en portugués los nombres y apellidos de dos personas, por lo que los vecinos del municipio especulan con la posibilidad de que todo esto formara parte de un ritual para hacer peticiones.

Y es que la decapitación de cabezas de animales sería algo normal en este tipo de prácticas, que pueden invocar protección o buscar hacer daño a alguien.

Especulaciones aparte, fue Rafael Ailagas el vecino que, en la tarde del pasado domingo, descubrió los restos en las escaleras del acceso principal del cementerio. "Vi las cestas con las gallinas dentro, las palomitas alrededor, y parece ser que ha pasado en más sitios", ha señalado en declaraciones a La 8 Soria.

 

Miedo e indignación

Desde entonces, en el pueblo no se habla de otra cosa. La noticia corrió como la pólvora a través del grupo de WhatsApp que comparten los habitantes de la localidad, conocidos como 'cucos'. "Se difundió por si alguien sabía o había visto algo", ha indicado una vecina. Otra ha manifestado que "en general el sentimiento es de un poco de miedo, de por qué vienen aquí a hacer esto, y sobre todo de falta de respeto porque mucha gente tiene a sus seres queridos en el cementerio".

El hecho fue puesto en conocimiento de la Guardia Civil pero no hay constancia de que se cursara denuncia alguna.