Mañueco: «Soy hombre de palabra y las 35 horas se cumplirán"

SPC
-

El presidente de la Junta reitera que la reducción de jornada se llevará a cabo «desde la responsabilidad y buscando la defensa de la calidad de los servicios»

(I a d)AlfonsoFernández Mañueco,Pablo Casado y Miguel Borra. - Foto: Ical

«Lo digo alto y claro; las 35 horas son un compromiso que he asumido y como hombre de palabra voy a cumplir, pero desde la responsabilidad».En estos términos se manifestó ayer el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, un día de que hoy se reúna con los sindicatos para tratar personalmente la reducción de jornada de los funcionarios autonómicos.Una cita a la que llega con la intención de «fijar un camino satisfactorio y que las 35 horas sean una realidad lo antes posible, siempre desde la lealtad». «Lo haré desde la responsabilidad, buscando la defensa de la calidad de los servicios y la equidad de los derechos», sostuvo durante clausura del IX Congreso General Nacional de CSIF, uno de los sindicatos con los que hoy se sentará a negociar.
Mañueco admitió que esta medida contribuye a la «motivación» y es un «tema candente» en la Comunidad, por lo que apeló a la «negociación como la única forma de llegar a un buen acuerdo». El jefe del Ejecutivo regional, que estuvo en la clausura del Congreso junto al presidente nacional del PP, Pablo Casado, destacó el «dinamismo» de este sindicato, que ocupa una «posición de liderazgo en la función pública», tanto en Castilla y León como en el conjunto del país. «Son unos mimbres muy importantes para afrontar un futuro lleno de incertidumbre, que podemos convertir en oportunidades pensando en el beneficio de la sociedad, con un objetivo común: garantizar unos servicios públicos de calidad, que es una de las señas de identidad en la Comunidad. Somos referencia en España y para otros países de Europa», subrayó, informa Ical.
Asimismo, sostuvo que Gobierno y empleados públicos «tienen mucho que decir, pero de la mano, para proteger los servicios, desde la educación a la sanidad». Para conseguir todo ello, vaticinó, ya existe el instrumento: la Administración pública. «Tenemos que trabajar para que sea estable, profesional y moderna», porque la estabilidad es «fundamental en el empleo público», y reafirmó su compromiso «para reducir la temporalidad, agotando las tasas de reposición para que los servicios públicos cuenten con personal necesario».