Suso Seca

Periodista


¡Hasta el 40 de mayo!

Eso  decían nuestras sabias abuelas para librarnos de un buen constipado, «hasta el 40 de mayo, no te quites el sayo». El sayo era una especie de túnica holgada que cubría a las personas hasta las rodillas y que abrigaba de los fríos invernales; pues bien, ese es el tiempo que le queda al Numancia para librarse del frío del descenso. El 40 de mayo es la fecha del último partido de esta Liga 123 que se nos ha ido complicando poco a poco y que nos ha enfriado los ánimos a los numantinos. 
Pero el pasado, pasado está y el presente es el que manda, y lo que manda es que no se puede fallar más. Necesitamos ganar y ganar y volver a ganar para que podamos colgar el sayo en el armario. Para que el equipo también se quite ese sayo hemos de darle calor desde la grada, por eso este sábado Los Pajaritos debe ser una olla a presión empujando a los jugadores rojillos. Debe haber más presión que en una talla 38 de pantalón para Falete. Que los jugadores del Alcorcón, nuestro rival, se quieran volver a casa antes de empezar. El club está a punto de colgar el cartel en las taquillas donde pone lo mismo que en la cartera de un pobre «¡No hay billetes!»,  y los jurados de cuadrilla serán los encargados de realizar el saque de honor, por eso nada puede fallar. «Cuando Junio se viste de soles y termina el sopor invernal, en las calles resuenan clamores que cantan amores...» de un equipo que se va a salvar.