Venezuela vuelve a quedarse a oscuras

EFE
-

El gobierno de Nicolás Maduro echa balones fuera de nuevo y atribuye lo ocurrido a un "ataque electromagnénico". Siete horas después del apagón el país caribeño comienza a recuperar la electricidad

Venezuela vuelve a quedarse a oscuras - Foto: HENRY CHIRINOS

Millones de venezolanos permanecieron sin luz desde que ayer a las 16,40 hora local, corte que se debió, según el ministro de comunicación, Jorge Rodríguez, a un "ataque electromagnético" a la principal hidroeléctrica del país, que ha afectado a casi todas las regiones.
"Los primeros indicios recibidos de la investigación (...) orientan a la existencia de un ataque de carácter electromagnético que buscó afectar el sistema de generación hidroeléctrica de Guayana, principal proveedor de este servicio en el país", argumentó el ministro.
Por su parte, el presidente del Parlamento, Juan Guaidó, responsabilizó al Ejecutivo por el "fracaso" en la administración de la electricidad, un área que está controlada por militares desde hace una década, cuando los apagones empezaron a hacerse frecuentes.
"Intentaron esconder la tragedia con racionamientos en todo el país, pero el fracaso es evidente: destruyeron el sistema eléctrico y no tienen respuestas", apuntó en la red social Twitter el líder opositor, reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 países.

Venezuela comenzó a recuperar paulatinamente la luz hoy, unas siete horas después de que un apagón dejara a oscuras, al menos, 16 departamentos de los 24 con los que cuenta el país sudamericano.
El ministro del Poder Popular para Energía Eléctrica, Freddy Brito, señaló que el Ejecutivo "tiene activado el Estado Mayor Eléctrico y todos los ministerios e instituciones para atender las necesidades" del pueblo mientras dure la situación.
Además, el Gobierno decidió suspender "las actividades laborales y educativas regulares" el martes para ayudar al restablecimiento del suministro en todos los estados.
El país con las mayores reservas probadas de petróleo no registraba un apagón de esta magnitud desde el pasado marzo, aunque los fallos del servicio se viven a diario en varias regiones, sobre todo en el oeste y en las zonas fronterizas.
Una vez más, la falta de luz ha traído consigo problemas como la caída de la telefonía móvil, la interrupción en el suministro de agua potable, la paralización de transacciones comerciales en algunos comercios y la desconexión de Internet que, según estimaciones, llegó a 94 por ciento.
En Caracas, al no haber electricidad se suspendieron las operaciones del Metro, razón por la que miles de usuarios se vieron obligados a salir de las estaciones y caminar largas distancias en calles y avenidas abarrotadas.
En marzo pasado Venezuela acumuló 11 días a oscuras tras dos apagones que paralizaron el país y por los que el Gobierno de Nicolás Maduro responsabilizó a la oposición local y a la Administración estadounidense de Donald Trump.
Estos fallos dejaron pérdidas superiores a los 100 millones de dólares, según estimaciones de empresarios.
La oposición, por su parte, asegura que la corrupción en el ministerio de Energía Eléctrica y malos manejos de miles de millones de dólares destinados al sector son los responsables de la crisis actual.