TRIGO LIMPIO

Luis Miguel de Dios

Escritor y periodista


Economía

14/01/2020

Llevamos años y años diciendo que, para resolver nuestros problemas, tenía que llegar la hora de la política y resulta que la que ha llegado es la hora de la economía. O eso afirman muchos de los tropecientos mil expertos que han valorado estos días el nuevo gobierno de Pedro Sánchez. Todos coinciden en destacar la preparación y el peso de los ministros del área económica y, especialmente, la personalidad de la titular de Exteriores, Arancha González Laya, gran experta en comercio internacional y con un currículum impresionante en Europa. ¿Quiere todo esto decir que Pedro Sánchez se va a volcar en la economía en detrimento de otras facetas tan complicadas como la territorial con la cuestión catalana como estrella? No lo creo, máxime cuando Torra, Puigdemont, Junqueras y demás compañeros mártires siguen en sus trece, no rectifican y se mantienen en abierta rebeldía contra decisiones judiciales que les perjudican. Sin embargo, sí creo que el nuevo gobierno va a dedicar una atención muy especial a lo económico. De algún lado habrá que sacar el dinero para cumplir las promesas de subir salarios, aumentar las pensiones y cuidar aspectos sociales que necesitan sus buenas partidas. ¿Esa dedicación será el eje central de las actuaciones del Ejecutivo? Lo veremos enseguida. Y veremos también si el asunto catalán es uno más o si continúa siendo el único, como ha sucedido en los últimos tiempos con el consiguiente eclipse de los demás. En esto soy pesimista. Más que nada porque PP, Vox y Ciudadanos no dan ni un segundo de tregua en este terreno (bueno, en el resto tampoco) y parece que disfrutan (o necesitan) mantener la bronca del pròces en primer plano por los siglos de los siglos. Ya que no pueden tachar de comunistas o radicales a los nombramientos económicos, lo indispensable para mantener la crispación y contentar a los nuestros es insistir en la venta de España, en la ruptura nacional y otras apocalipsis similares. ¿Y si no se produce la catástrofe final? Pues, inventamos otras, que nunca nos faltarán unos buenos desastres que llevarnos a la boca.



Las más vistas

Carta del Director

Como decíamos ayer

Tras el estado de alarma, la despoblación recupera su sitio en primera línea de la agenda política. De nada servirá si las palabras huecas y discursos vacíos no se ven acompañadas de medidas económicas

Opinión

Nassau

Hay personas que se quejan cuando trabajan y se quejan cuando no trabajan y se quejan cuando están en su casa y cuando se van a París porque llueve o porque el ascensor de la Torre Eiffel va lleno

Opinión

'HERSTORY'

Ha tenido que venir una pandemia mundial para que empecemos a valorar tareas históricamente feminizadas

Opinión

Las normalidades

Preparemos para lo peor y así disfrutaremos de lo mejor que nos puede traer esta nueva normalidad