Oda al ciclismo clásico y en femenino

EDS
-
Oda al ciclismo clásico y en femenino

La Histórica de Abejar rememora un año más el ciclismo clásico de la mano de La Chianina italina. La octava edición de esta marcha cicloturista retro ha rendido homenaje al ciclismo femenino

Abejar y las localidades cercanas han vuelto a inundarse de ciclismo clásico en la jornada de hoy con la octava edición de La Histórica, en una jornada más internacional que nunca que se ha impregnado del aroma italiano con el hermanamiento con La Chianina, una marcha retro de las mismas características que se celebra en la Toscana Italina.

Mirando al cielo arrancaba esta multitudinaria cita en la que han participado cerca de 300 corredores ataviados con maillots, complementos de la época y con bicicletas de más de 30 años en la que finalmente la lluvia ha respetado.

En esta octava edición la marcha ha rendido homenaje al ciclismo femenino por lo que un euro de cada inscripción ha sido donado a la Asociación Antígona, que lleva 15 años en Soria luchando contra la violencia de género.

Lejos de cronos y podios, el buen ambiente y la pasión por este ciclismo de antaño han vuelto a marcar una jornada en la que, ocho años después, cada vez hay más caras conocidas ya que son pocos los que no repiten esta hazaña.

En esta edición ha habido un grupo que se ha hecho con el protagonismo, por su buen humor y porque desde esta octava edición se ha convertido en el ‘hermano’ de La Histórica.

Se trata de varios componentes de La Chianina, una marcha cicloturista de las mismas características que la cita de Abejar y en unos escenarios con mucho encanto en La Toscana italiana. Una visita que devolverán los miembros del Club Ciclista Los Muros, organizador de la prueba, en junio, cuando participen en esta fiesta del ciclismo retro.

Varios grupos simulando a los equipos de antaño, como los ‘Clásicos de Aranda’, el ‘Club Zeus España’, de origen soriano, o la agrupación de Abejar, el ‘Club Ciclista Los Muros’ han ambientado este nublado y ‘fresco’ día en el que tampoco ha faltado el humor y la música de Vitaly Lagutik.

Los amantes de este ciclismo han revivido los viejos tiempos con muchos de sus protagonistas y es que en este 2019 los ex profesionales y desde hoy ‘históricos’ han Andrei Zintchenko, Serguei Smetanine, Iván Gutiérrez, Enrique Aja, José Ángel Gómez, Santiago Portillo, Antonio Balboa Rico, Ismael Lejarreta y Miguel Soro y en féminas, Dori Ruano, Sandra Santanyés Murillo y Miriam Faricle.

Todos ellos, junto al organizador, Alberto Faricle, se han hecho la foto de familia en esta sexta edición en la que de nuevo, el buen ambiente y la pasión por el ciclismo clásico han sido la nota predominante.

La marcha ha arrancado pasadas las 9.30 horas de la mañana del frontón de la localidad con dirección a Cabrejas del Pinar para recorrer 60 kilómetros, principalmente por pistas de tierra, tras una sonora ‘traca’ llegada desde Valencia.

En el camino, una parada en Muriel Viejo para reagrupar al pelotón histórico, otro alto en el camino para almorzar en Calatañazor, vermut en Cabrejas del Pinar para afrontar los últimos cinco kilómetros y por último, comida de hermandad en el pabellón de Abejar.

El objetivo de esta consolidada marcha es transitar por pistas sin asfaltar y por caminos de tierra para revivir las competiciones de los equipos de antaño. La recompensa a este esfuerzo llega con el avituallamiento con productos típicos sorianos como porrón de vino, torreznos o pastas.

Para finalizar esta cita festiva, que ya arrancó el sábado con visita al Museo del Ciclismo, exposición de pintura, mercadillo, hamburguesada y concierto, se han entregado varios reconocimientos.

La organización, como cada año, ha premiado a los más veteranos y a los más jóvenes, al club más numeroso (el Zeus), al más simpático (los Clásicos de Aranda, unos habituales), al más lejano (La Chianina de Italia) y otros reconocimientos como a los ex ciclistas profesionales.

Esta marcha nació en 2012 de la mano de Alberto Faricle y el Club Ciclista Los Muros de Abejar, con el propósito de “rendir homenaje al ciclismo y a los ciclistas de aquella época, que realizaban tantos esfuerzos por pistas sin asfaltar y que tan buenos momentos nos han dado”. Año tras año ha ido haciéndose un hueco en el calendario de las marchas clásicas y en 2015 ya tuvo que limitar la participación.