scorecardresearch

Luz verde a la poda de 16.950 kilos de acebo en Soria

EDS
-

Un 35% menos que en 2020. En los próximos días las empresas que comercializan la planta ornamental navideña procederán a la poda

Luz verde a la poda de 16.950 kilos de acebo en Soria - Foto: Eugenio Gutiérrez Martínez

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente autorizó la corta de 16.590 kilos de ramilla de acebo de los montes de utilidad pública de Garagüeta, Oncala, Almarza, Estepa de San Juan, Arévalo de la Sierra y La Póveda cuya tasación se eleva a 11.613 euros. Esto supone que se rebaje un 35 por ciento la cantidad de acebo a cortar con respecto a 2020 cuando se permitió la poda de 25.290, además, también lo ha hecho con respecto a 2019 cuando permitió cortar 32.219 kilos.

En concreto, la Junta autoriza podar de la Dehesa de Oncala 3.200 kilos; de la Dehesa la Mata de Almarza, 140; en el acebal de Garagüeta de Árevalo de la Sierra, 9.000; en la Dehesa de Estepa de San Juan, 250 kilos; y en los montes Avellanosa, Carreros y otros de La Póveda, 4.000 kilos.

En los próximos días las empresas que se dedican a la comercialización del acebo en la provincia procederán a la corta de esta planta que se utiliza en Navidad como adorno ornamental.

Según el Mapa Forestal de España, el acebo figura como especie principal en cerca de 1.600 hectáreas en Soria y aparece como especie acompañante en otras 2.430 hectárea, y teniendo en cuenta la facilidad de dispersión a través de la fauna está presente, aunque sea en pies aislados o con presencia más escasa, en otros muchos montes.

De acuerdo a la Ley 4/2015 de 24 de marzo del Patrimonio Natural de Castilla y León, el acebo dejó de estar protegido en la Comunidad autónoma por la importante presencia de la especie y su garantía de persistencia en el tiempo.

No obstante, para permitir su aprovechamiento sostenible, la gran mayoría de los acebales de la provincia se han ordenado por medio del Plan Dasocrático de los Acebales de las Secciones III y IV de la Provincia de Soria, con una superficie próxima a las 2.000 hectáreas.

La provincia de Soria cuenta con un ecosistema de alto valor ecológico, protegido y sostenible y reconocido mundialmente por contar con el bosque de acebo más grande de Europa.

La singularidad de esta especie la ha hecho no sólo ser objetivo de diversos estudios, sino que en algunos montes, como el Acebal de Garagüeta, recibe una serie de catalogaciones a nivel europeo de gran importancia, estando dentro de la Red Natura 2000 al tratarse de una ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) y la especie está incluida en el catálogo de hábitats de interés comunitario dentro de los bosques esclerófilos mediterráneo.

Todas las cortas de ramillas se realizan de acuerdo con lo estipulado en dicho plan, bajo la supervisión de los agentes medioambientales, que controlan la ejecución de los trabajos. Además, los montes incluidos en dicho plan están certificados con el sello PEFC, lo que garantiza su aprovechamiento sostenible y su comercialización en los mercados con etiqueta 'verde'.

Tradicionalmente, el acebo se podaba para alimentar el ganado. El uso más polémico de las acebedas llegó con el aprovechamiento de ramilla ornamental. De hecho, hasta el año 2001, aún siendo un aprovechamiento controlado en un monte ordenado, no se reconocía como tal y se enmascaraba como tratamiento silvícola. En España, el acebo se emplea como adorno de Navidad desde los años 50, cuando comenzó a cortarse ramillas de acebo.

Además del uso ornamental, el acebo constituye un aprovechamiento cinegético. Garagüeta está integrada dentro de un coto de caza menor gestionado por cazadores locales. Las acebedas son excelentes cazaderos de zorzal y en ellas se hallan situados algunos de los mejores pasos tradicionales de palomas de España.

La madera del acebo es estimada en ebanistería para la fabricación de gran número de objetos como las teclas de pianos. Las acebedas del Sistema Ibérico Norte posibilitan el desarrollo de empresas de artesanía locales basadas en su utilización.

Además, el acebo incrementa la diversidad paisajística en zonas de bosques caducifolios. En la antigüedad el acebo se utilizaba para muchas y variadas funciones, sobre todo medicinales. De la corteza del acebo cocinada y dejada fermentar se obtenía un gomal, la liga, que era utilizada para cazar pájaros.