TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


No caben todos

Lo decía con gracia un paisano en el contestador del whatsapp del programa: «Yo de fútbol no entiendo mucho, pero sí de matemáticas… Y me da a mí que no caben todos los que decís que va a fichar el Madrid ». Una vez cada tres o cuatro semanas les reportaré la investigación: desde que el Real Madrid quedó eliminado de Copa y Champions y se quedó sin opciones en la Liga, apunto en una hojita los nombres de futuribles blancos publicados solo en los dos principales periódicos deportivos madrileños. A día de hoy, la lista es de 42 peloteros entre los que figuran Brandt, Pjanic, Rice, Tagliafico… Y por supuesto los cinco de ayer. Solo cinco: Hazard, Pogba, Mendy, Salah y Jovic, mirando de reojo hacia París por si suena la flauta de Mbappé o Neymar. Estos 500 millones de euros (sin contar los otros 300 que podría costar alguno de los dos monstruos del PSG) figuraban al lado de una noticia protagonizada por Mariano, delantero blanco, asegurando: «Me quedo. Éste va a ser mi año». Algo así sostiene Bale, más dispuesto a no perdonar un céntimo que a quedarse, aunque de boquilla la intención sea quedarse para triunfar. ¡Ja! Con Kroos renovado. Con Modric ampliado automáticamente por su condición de Balón de Oro. Con Isco y Asensio dispuestos a cumplir palabra y contrato. Con Varane y Benzema protegidos por Zidane. Con Ramos escenificando su fidelidad (y continuidad) tras la bomba china… O el Real Madrid está planificando comprar la plaza de algún recién ascendido para sacar dos equipos o, como decía el colega, no caben. En esta ecuación, y todavía quedan tres meses mal contados para el cierre del mercado, el tira y afloja entre quienes no quieren salir pero saldrán, quienes quieren llegar pero no llegarán y todo lo que hay en medio es abrumador. No serán tantos los fichajes ni tan pocos los que 'harán caja', pero el ruido vende… Y al Madrid le toca disparar mucho.


Las más vistas

Opinión

De capitales y reinos

La cuestión principal es el desequilibrio territorial de Castilla y León, acrecentado por un centralismo que todo lo acapara y deja a las periferias con las migajas