La región se enfrenta al verano con un 25% menos de lluvia

SPC
-

La Aemet alerta que para los meses de julio y agosto «no hay buenas expectativas» y no prevé tormentas propias de esta época en las próximas jornadas

Imagen de una tierra agrietada por la falta de agua. - Foto: Alberto Rodrigo

A tres días del inicio del verano, con el sector agrícola mirando al cielo preocupado y la campaña de incendios a la vuelta de la esquina, el valor medio de las lluvias acumuladas en el año hidrológico -1 de octubre al 30 de septiembre- es un 25 por ciento menor que las registradas en junio de 2018 en amplias zonas de Castilla y León. Una situación que dibuja un panorama de sequía generalizada como la que se está viviendo en la Comunidad y cuyos augurios para los próximos meses no son nada optimistas. «El escenario más probable para esos meses prevé más calor, por lo que para julio y agosto no hay buenas expectativas», aseguró ayer Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que aseguró que el déficit hídrico que registra la Comunidad también lo están sufriendo en puntos aislados de Galicia, Pirineo oscense, Extremadura, Andalucía occidental y Comunidad de Madrid, donde no se alcanza ni el 75 por ciento de los valores normales.
Una situación que para DelCampo es la consecuencia de un invierno seco y de unos meses de marzo, abril y mayo en los que también ha llovido «menos de lo normal», explicó a Efe. Asimismo, las primeras semanas de junio están siendo más secas de lo habitual, detalló el portavoz de la Aemet, quien se refirió en este punto a la ausencia, hasta el día de ayer, de procesos de carácter tormentosos -que suelen almacenar bastante precipitación- y que durante el verano pasado se prodigaron ampliamente.
Además, de cara al futuro, las predicciones climatológicas estacionales previstas para julio y agosto, facilitadas por la Agencia de Meteorología, apuntan a valores más cálidos, lo que tampoco ayudaría a revertir la situación a medio plazo. Con estos datos, es «difícil» afirmar que el año hidrológico no acabe, el próximo 30 de septiembre, con déficit de precipitaciones, apuntó del Campo. «Suelen ser los meses con menos precipitación del año: 20 y 23 litros por metro cuadrado respectivamente y la suma de ambos es incluso menor que la media establecida para septiembre, 45 litros por metro cuadrado», especificó el meteorólogo.
Por el contrario, las precipitaciones superan los valores normales en amplias zonas del este peninsular y de las Islas Baleares, especialmente en zonas del levante, sierra Nevada y provincias de Teruel y Castellón, donde en algunas zonas las precipitaciones llegan hasta un 75 por ciento más de lo habitual.