PP y Cs ponen fin a la incertidumbre y se reparten la Junta

SPC
-

Ambas formaciones sellan el acuerdo en virtud del que el candidato 'popular' será el próximo presidente de la Junta, y contará con seis consejerías, y el de Ciudadanos el vicepresidente y portavoz, y ostentarán cuatro carteras

El candidato de Ciudadanos,Francisco Igea, y el del PP, AlfonsoFernández Mañueco (d), posan el pasado viernes tras firmar el acuerdo programático para Castilla y León - Foto: Ical

Treinta y dos días después de los comicios autonómicos,Castilla y León ya conoce la organización del próximo Gobierno regional, donde el PP ostentará la presidencia del Ejecutivo y seis consejerías, mientras que Ciudadanos se ocupará de la vicepresidencia y portavocía y cuatro carteras más. Tras semanas de incertidumbres, viajes exprés de representantes nacionales de ambas formaciones, líneas rojas y mensajes velados, al filo del mediodía de ayer los dos partidos anunciaron el cierre del acuerdo de Gobierno para Castilla y León, que servirá para que AlfonsoFernández Mañueco sea el séptimo presidente de la Junta en la historia democrática. Un cargo que permitirá alPartido Popular extender su dominio sobre la Comunidad hasta los 36 años consecutivos, continuando el legado iniciado por José María Aznar en 1987 con Alianza Popular, y seguido por Jesús Posada, Juan José Lucas y Juan Vicente Herrera.
El PP, que tiene 29 escaños, y Cs, con doce, se aseguran la mayoría absoluta en unas Cortes de 81 procuradores que vivirán por segunda vez en su historia democrática un gobierno de coalición en Castilla y León, después del que protagonizaron en 1987 la Alianza Popular de José María Aznar y el Centro Democrático y Social.
Un acuerdo de gobierno «conjunto, de colaboración e integración», tal y como reconocieron ambos candidatos, para la Comunidad que se formalizará la semana que viene como paso previo al procedimiento de investidura mediante el cual Alfonso Fernández Mañueco será el presidente de la Comunidad, y el líder de Ciudadanos, Francisco Igea, ocupará los cargos de vicepresidente y portavoz del Ejecutivo regional.
Reparto de carteras

Según el pacto de gobernabilidad cerrado ayer, el Partido Popular contará con seis consejerías, mientras que Ciudadanos ocupará cuatro, un reparto ligeramente diferente al propuesto inicialmente por los de Francisco Igea, que apostaban por un gobierno «al 50-50». Tras la nueva composición, el gobierno autonómico contará con una cartera más que la pasada legislatura, la de Transparencia y Regeneración.
Está y otras tres, Sanidad, Industria y Empleo, y Cultura y Turismo, tendrán titulares de Ciudadanos, mientras que los populares ocuparán las Consejerías de Presidencia, Economía y Hacienda, Fomento y Medio Ambiente, Familia e Igualdad de Oportunidades, Agricultura y Ganadería, y Educación.
Tras la firma del acuerdo la próxima semana, el nuevo presidente de las Cortes, Luis Fuentes, abrirá una ronda de contactos con los grupos para proponer al candidato a la investidura y una vez concluida se abre un plazo de al menos 48 horas para convocar el pleno de investidura, que podría celebrarse a principios de la segunda semana de julio.
Semanas intensas

La ‘fumata blanca’ se produce justo siete días después de que el pasado viernes Alfonso Fernández Mañueco  y Francisco Igea firmaran el paso previo a este acuerdo de Gobierno, con la suscripción de un documento de cien medidas para la Junta de Castilla y León, pero que dejaba abierta cómo se iba a configurar el reparto de las consejerías entre ambos socios. 
Las últimas jornadas y reuniones entre ambos partidos aventuraban la pronta resolución del Ejecutivo autonómico, toda vez que, por ejemplo, este jueves el portavoz del Grupo Popular y miembro de la negociación, Raúl de la Hoz, avanzará que se estaba «a días» de que se comunicara el acuerdo. Una firma que, como ambos contendientes han reconocido, ha sido «dura e intensa», y donde las exigencias de Ciudadanos en materia de regeneración política marcaron los tiempos de la negociación en sus primeros compases. Un obstáculo que los populares sortearon accediendo a todas las peticiones lanzadas por FranciscoIgea y sus once procuradores. 
Sin embargo, el acuerdo suscrito ayer necesitó que los aparatos nacionales de ambos partidos cogieran el AVEMadrid-Valladolid para engrasar las negociaciones y acercaran las posturas entre ambos equipos. Unas posiciones que los dirigentes se esforzaban por remarcar, y, mientras el popular AlfonsoFernándezMañueco se mostró siempre optimista, desde Ciudadanos FranciscoIgea se decantaba por la prudencia a la espera del acuerdo final. Treinta y dos días después, Castilla y León ya conoce a su próximo presidente autonómico.